Muñecas de trapo.

¡Hola!
¡Ya estamos en junio!
Para mí, junio huele a estar con la familia y los amigos, tertulias a la fresca con los vecinos, largos paseos, cenas en el porche, luz de velas…
Me hace sentir bien y me entran ganas de hacer muuuchas cosas. Imagino nuevos proyectos y me propongo nuevos retos. Junio, para mí, es como el principio de un nuevo año… Sí, ya sé que puede parecer extraño, pero es así.
Y en eso estoy liada, en nuevos proyectos. Varios de ellos empezados. ¡Y no le saco al día las horas necesarias para poderlos acabar!
Pero poco a poco… ¡¡¡Se hace el camino!!!
Por suerte, lo que acabo me llena de optimismo y me relaja lo suficiente como para recargar las pilas, y así poder seguir con otro proyecto.
Así que aquí estoy de nuevo, delante del ordenador escribiendo una nueva entrada y retocando fotografías para enseñaros mi nuevo trabajo acabado. 
Ellas son las nuevas muñecas de trapo que he hecho últimamente.
Ésta vez son de la medida pequeña. Hacen 35 cm. aproximadamente y como siempre confeccionadas con telas de algodón. 
Les he puesto algún detalle nuevo: por ejemplo, he pintado los zapatos con pintura acrílica especial para tela y, como detalle unos strasscon forma de florecita.
También he modificado la bolsa. A partir de ahora, confecciono una pequeña mochila en la que poder poner la ropita y otros complementos de la muñeca. 
Como podéis ver, llevan su mantita y almohada para poder dormir junto a sus nuevas dueñas, aunque estos días que han estado por casa han preferido dormir juntitas para poder cuchichear hasta muy entrada la noche.
La despedida fue algo triste porque quizás no se volverán a ver, pero a la vez estaban muy contentas porque iban a conocer a su nueva amiguita. 
Espero que pasen mucho rato jugando con ellas. 
¿Os gustan? ¿Son adorables? ¿A qué sí? 
¡Nos vemos pronto!


Una muñeca de trapo para Mariona

¡Hola!
Quiero enseñaros una de las últimas muñecas de trapo que he hecho.
La muñeca mide unos 50 cm. aproximadamente.
Lleva un vestido que, como todos los que hago, es reversible. De este modo, en una sola pieza tiene dos vestiditos.
También lleva una falda de princesa y una corona que, también, es reversible.
Confeccioné una pequeña bolsa para poder guardar los complementos. 

  Los materiales que utilizo para confeccionar la muñeca, así como los complementos son telas de algodón 100% ,  fieltro y rasilla.

La niña que la recibió se llama Mariona, como mi hija. Pero ésta Mariona cumplió a principios de abril un añito y su mamá la quiso obsequiar con una muñeca de trapo artesanal y personalizada.
Al ser tan pequeña es difícil encontrar un rasgo que la caracterice, así que opté por hacerle el vestido lo más parecido a uno que ella tiene.
¿Os habéis fijado en el detalle del búho que llevan las dos en su vestido? Y ¿los pantalones grises con topitos?
Al ser su cumpleaños, ¿Qué mejor detalle el que en la corona aparezca la edad que cumple para poder conmemorar su aniversario?

 Además, la puede usar la muñeca y Mariona.

¿A que está para comérsela?
Qué me decís, ¿Os ha gustado?

¡Nos vemos pronto!

Muñeca japonesa y Reina

¡Hola!
¿Os acordáis de esta muñequita japonesa?  
Os la presenté en ESTA entrada del mes de octubre. 

 

Ya expliqué que me la encargó mi prima para regalársela a la hija de unos amigos japoneses que vinieron el pasado verano para pasar unos dias con ellos.

La niña se llama Reina, pero, según me comentó mi prima, no es una traducción. No, su nombre es Reina. Imagino que en japonés no tiene el mismo significado que en castellano, o sí, no lo sé, pero el nombre -para ser japonés- suena muy nuestro, ¿No?

Pues bien, ya hace un tiempo que me llegaron unas fotos de Reina con la muñeca. Creo que son divertidísimas y por eso quiero enseñároslas.

La niña es una monada, y lo que más gracia me ha hecho es el parecido que tienen la muñeca y Reina. 
¿A qué parecen hermanas?

¡Nos vemos pronto!

Una muñeca de trapo que ya vive en Japón

¡Hola chicas! 

¿Japón…? ¿Pero, si está muy lejos? -Pensareis-. Y… ¿Cómo se ha ido tan lejos esta muñeca de trapo?,
Pues muy fácil… me la encargó mi prima para regalársela a la hija de unos amigos japoneses que viven allá y que han estado de vacaciones en nuestro país… ¡Ya está! explicación simple y sencilla. ¿No?
Lo importante es que la niña -según me han dicho-, está encantada con su muñequita.
Esta vez la he hecho con unos cuantos complementos…
Un vestido reversible, de modo que con una sola pieza salgan dos vestidos. ¡A las muñecas presumidas les encanta cambiarse de ropa! Una falda de bailarina con unas  alas blanditas de mariposa a juego, para ponérselo cuando le apetezca bailar. Un disfraz de Súper-Muñeca para los momentos en los que ha de salvar al mundo: lleva una súper-capa de heroína, un súper-cinturón para los súper-poderes y un antifaz para esconder su identidad… y como que, después de jugar todo el día, está muy cansada, tiene, también, una cálida mantita y su almohada para dormir toda la noche al lado de su amiguita… ¡Y todo esto va en una bolsa,  para poderlo guardar todo!!!
Por cierto, intenté darle aspecto de “niña japonesa” así que le bordé los ojos rasgados, y le hice un peinado imitando el pelo lacio que tienen las niñas niponas y al que añadí unos detallitos de flores y lacitos.
Genial, ¿no?  ¡Hasta yo querría una!!!

Mirad, mirad… y si os gusta pues mejor!

La muñeca está confeccionada con telas de algodón, aunque alguna puede llevar algo de mezcla. Para el pelo usé tela de polar, que es muy suavecita. El relleno para el cuerpo es de guata. Mide unos  35 cm. aproximadamente.


 

El antifaz está realizado con fieltro. El cinturón que le aporta los súper-poderes y la súper-capa están confeccionados con tela de algodón y rasete brillante. La capa y el antifaz son reversibles.

La falda elaborada con tul lila, las alas de mariposa son de fieltro y rellenas con un poco de guata. Todo decorado con aplicaciones de flores.
Este vestido es reversible, ¡Dos por uno! Es un vestido recto de talle bajo con vuelo en la faldita, hecho con telas de algodón. 
La mantita esta realizada con la misma tela de algodón de la capa y forrada con tela polar, para que sea muy calentita. Hay también la almohada a juego, rellena con guata.

Todos los complementos caben en la bolsa con asas confeccionada para ello.