Arbolitos….Arbolitos….Abetos de Navidad…¿Ahora?

 ¡Hola!
Madre mía, madre mía….  cuando miro la lista de las carpetas con fotos pendientes para hacer una entrada me da un síncope… jajajaja
Tengo cosas atrasadas, demoradas, retardadas, rezagadas….  buff!!!
Pero hay cosas que si las enseñas el mes de septiembre del 2015 o el mes de marzo del 2016 no pasa nada… Ahora, ¿qué me decís cuando el tema que os he de enseñar es de Navidad? Jajajaja Si de Navidad. Pues nada, que la cosa esta ya más que pasada… Lo sé, pero ¡¡¡es que lo que os quiero enseñar me gusta tanto!!!
Tenía la carpeta en pendientes y se me había colado ya varias veces, así que ya me es igual. Aunque estemos a las puertas de la semana santa yo sigo en mi Navidad. 
Hoy os quiero enseñas estos mini arbolitos Navideños. 
Están confeccionados con  telas y rellenos de guata. Decorados con puntillas, lazos, botones y abalorios de madera.
Les he puesto una ramita de árbol, sí, sí, natural y los he clavado a una espuma de floristería (mossi, se llama) en un tiesto de barro. De barro de los de toda la vida, y que a los de tamaño mayor, he decorado con cintas.
El resultado lo tenéis a la vista. Los hay en tonos verdes, rojos y granates con motivos navieños.
Los tamaños son 20 cm. de alto, contando de extremo a extremo,  el pequeño y 25 cm. el grande, los tiestos tienen un diámetro de 6 cm y 8 cm.
Bueno, esta vez os prometo que aparco la navidad totalmente hasta diciembre.
Son coquetones, ¿no os parecen?

¡Nos veos pronto!

Palet + Pintura = Abeto.

¡Hola!
Sí, lo sé,  ya no toca, pero es que estoy poniendo orden a las fotos y, de paso, haciendo carpetas con las cosas que tengo pendientes de publicar y me he dado cuenta de que llevo muuucho retraso.
Por ejemplo, hoy os voy a enseñar el árbol de navidad que he puesto este año en el jardín…. Y me diréis: Pero… ¡¡¡¡Si ya no toca!!!! Síiii, lo sé, pero me es igual.
 Yo os lo enseño porque creo que os puede gustar y alguna quizás se guardará la imagen en Pinterest para tener una idea de cara a la próxima navidad, y porque lo he hecho yo y me apetece que lo veaís.
El árbol tiene, evidentemente, forma de abeto y está realizado con la madera de un palet.
Para ser sincera, lo construyó mi marido ayudado por su hijo.
Primero desmontaron el palet. Cortaron un primer trozo con la medida de la pieza superior y para las siguientes aumentaron la longitud escalonadamente de manera que a montarlas sobre un eje formaran la silueta de un abeto.
Para el eje utilizaron un listón al que le dejaron el extremo inferior más largo para poderlo clavar en la tierra.
Mi trabajo consistió en pintarlo y decóralo.
Lo pinté con pinturas Chalk Paint, usando un color diferente para cada tablero, usadas directamente sobre la madera bruta, sin lijar ni pulir.
Una vez se hubo secado, le pasé la lijadora para desgastar la pintura para darle un aspecto desgastado.
Dado que el abeto lo iba a colocar en el exterior, le di una pequeña capa de cera, de este modo la pintura quedó mejor adherida.
Para decorarlo usé unas pequeñas figuras de madera con forma de estrella y abetos que hacia varios años había comprado y que casualmente concordaban los colores con los que yo había usado.

El abeto lo coroné con una estrella que recortamos en un retal de DM que teníamos por casa, pintada de color amarillo intenso.
También le puse luces pequeñitas blancas que al anochecer encendía y de este modo disfrutaba del abeto de día y de noche.
Fácil, rápido y resultón. ¿Os gusta?
Y eso es todo.
¡Nos vemos pronto!  

Adornos de Navidad en fieltro para el árbol o para donde quieras…

¡Hola!
Otra vez por aquí, después de un parón un poco largo.
¿El motivo?, pues, como la mayoría de vosotras podéis imaginar, la falta de tiempo y el tener que priorizar. No penséis que no pensaba en el blog, y en consecuencia en vosotras que me seguís, no. Creo que me debo a vosotras y a mí misma. Empecé esta andanza por la blogosfera por mí y para que hubiese alguien ahí detrás que leyera  o mirase lo que pubico.  ¿Qué por qué?, pues porque para mí es un reto y una gran satisfacción personal y, además, pensar que hay alguien a quien no conozco personalmente y que ve las cosas que hago y/o aprenden alguna cosa gracias a los tutoriales que publico , hace que me sienta recompensada.
Desde aquí os quiero agradecer que estéis ahí detrás. De verdad, muchas gracias.
Bueno, y ahora al tema. Tengo tantas cosas que enseñaros y explicaros… que no sé por dónde empezar, jajajaja. Si lo hiciera todo seguido, tendría material para unos cuantos meses. Pero bueno, lo que voy a hacer es empezar con lo más reciente y poco a poco os iré enseñando el resto.
Como ya nos acercamos a la Navidad, este año decidí hacer unos adornos para el árbol o para donde se quieran poner.  
Son una figuritas típicas navideñas, no tanto de nuestras tradiciones como de las nuevas que vamos adoptando y que cada año son un poco más nuestras, Santa Claus y su Reno Rodolfo, Muñeco de Nieve, Galleta de Jengibre  y cómo no, el abeto, típico árbol de Navidad y las hojitas de acebo.
También he hecho bolas en brillantes colores y unas guirnaldas de coloridas bombillas.
Todos ellos, los adornos, los he confeccionado en fieltro, de buena calidad, como todo el que hago servir para mis trabajos, lleva una un 40% de lana en su composición y para darle un poco más de cuerpo están rellenos con un poco de guata. Un trozo de cinta sirve para poder colgarlos de dónde se quiera.
Santa, Rodolfo y Muñeco de Nieve, tienen una carita muy simpática.

Los abetos plateados tienen brillantes estrellas y cinta plateada de cuadritos Vichy. Los dorados, están decorados con cinta ondulina de alegres colores.

Las bombillas están decoradas con puntillas, cintas y lentejuelas con forma de estrellitas. Hay bolas redondas y bolas alargadas y todas son de color diferente.
La guirnalda de bombillas hace más o menos 1,25 metros y las bombillas van unidas unas a otras mediante un cordón dorado o plateado. Cada bombilla es de un color y la guirnalda está formada por seis de diferentes, escogidas aleatoriamente, con lo que no hay dos guirnaldas iguales.

 

  Si queréis más información sobre las medidas y precios podéis entrar en mi tienda  aqui.

Y esto es todo por hoy.
¡Nos vemos pronto!


¡¡¡Se acabaron las fiestas!!!

 
¡Hola!
¡Por fin se han acabado las fiestas!
Mira que me gustan, pero al final siempre me pasa lo mismo, me agobio ¡y mucho! ¿Por qué? Pues porque quiero tener la casa impecable, recogida, limpia, decorada para la ocasión, que no falte ni un sólo detalle… Y, ¿qué es lo que pasa? Pues que no está tan impecable, ni tan limpia… Eso sí, decorada para la ocasión, sí que lo está, y para muestra… Aquí os dejo unas fotos.
Ya sé que no pasa nada, que la gente que viene por casa son la familia y los amigos, y que no se van a poner a criticar ni a hablar mal de mi si no está como los chorros del oro. Ya sé que mi casa no va a salir en ninguna revista, pero… ¡Soy así!
De todos formas, estos agobios me pasan siempre, pero en estas fechas se multiplican por mil…¡Qué digo! ¡Por diez mil!… Y se suma el querer confeccionar cosas para poder regalar a la familia, y los pedidos, y que viene la familia a casa, y que nos juntamos un regimiento a dormir, y que si sábanas, que si edredones, mantas por aquí, toallas por allá, manteles y muuuchas servilletas… Unos que llegan, otros se van… Los perros dando vueltas sin saber qué pasa… Risas, abrazos, besos… Bienvenidas y despedidas…
Y, ¿Qué pasa? Pues que no llego a todo, y que hay quien se ha quedado sin regalo el día de Reyes, aunque, les llegue unos días más tarde….
¡No tengo vergüenza! Y encima os lo explico.
Pero todo vuelve a encauzarse. Todo vuelve a la normalidad.
El día a día me arrulla para seguir con mi vida, la de siempre: la de subir la persiana por la mañana y encontrar un nuevo día en el que descubrir y aprender algo nuevo. Un nuevo día de no parar de hacer cosas para llegar a la noche cansada y, ¿por qué no? Feliz y agradecida por poder haber hecho algo que me gusta y me llena.
¡Nos vemos pronto!

Angelitos, muchos angelitos, porque empieza la Navidad.

¡Hola!
¿Nos os parece que cuando estamos ya en estas fechas empieza de verdad la Navidad? 
¡A mí sí! Supongo que es porque, hasta ahora, nos habíamos empezado a empapar de cositas navideñas: tiendas decoradas, otras que venden productos para la ocasión, calles iluminadas, un montón de anuncios en la tele que nos succionan el cerebro para que consumamos muchos productos de todo tipo… Pero es este fin de semana, el de la Constitución y la Purísima, cuando visto mi casa de fiesta. 

Decorar la casa para estas fiestas, me gusta, me entusiasma, me ilusiona. 
Así que ya he bajado del armario las cajas con cosillas navideñas y empezaré a revisarlas por si me falta algo. Siempre se ha de renovar alguna. Pero pocas, porque, aunque dicen que ya estamos saliendo de la crisis, en mi casa todavía no se nota.¡¡¡Así que no nos toca otra que poner mucha imaginación y poco dinero!!!

Aunque siempre me gusta comprar algún objeto, es cierto que consumo mis recursos imaginativos y, con mis manitas, hago algún adorno. Este año no tiene que ser diferente. Por ello ya llevo unos cuantos días estrujándome la cabeza para ver qué es lo que hago esta vez.
 Algunos adornos son temporales, duran justo los días de las fiestas; pero hay otros que están realizados con pasta de moldear o con otros productos que son duraderos y delicados, y éstos son los que guardo con cariño año tras año, intentando que no se rompan.
Hoy os enseño unos angelitos de arcilla pintada que hice hace muuuchos años. 

Están un poquillo viejitos, pero desde que los hice no han fallado ni una sola Navidad en casa. Cuando los creé, no había tantos recursos para hacer manualidades como hoy en día. Seguro que si los volviera a hacer, entre la variedad de materiales que se pueden encontrar y la infinidad de tutoriales que hay en internet, saldrían un poco mejor, jajaja… ¡Pero siguen siendo mis angelitos!

También os quiero mostrar estos otros, son mini angelitos, los realicé con pasta. También tienen unos cuantos años.
Utilicé macarrones rallados, fideos de agujero y farfalle. Para las cabezas compré unas bolitas de papel maché. Armada de paciencia, primero encolé las piezas y, después, pincel en mano, les di color, les pinté carita… Y aquí están… Simpáticos, ¿no? Ya veis, ¡la pasta no solo sirve para comerla!

Bueno, estos días estoy ocupada “muñequeando”, como dice mi marido. Estoy cosiendo alguna muñeca que me han encargado y quizás no pueda “bricolear”  tanto como me gustaría, pero ya os enseñaré lo que haga.
¡Nos vemos pronto!