¡Hola!
Síííííí… lo sé, en más de una ocasión os he enseñado cómo envuelvo los paquetes que preparo para enviar, pero es que me gusta fotografiarlos ¡Qué le voy a hacer! Por suerte hago fotos a todos.
Es esta ocasión son tres pequeños paquetitos que han viajado bastante lejos y otro un poco más grande que se ha quedado por aquí, más cerquita.
Para envolver utilizo, casi siempre,  papel kraft. Ato el paquete con cordel y le añado una tarjeta, una mini pinza y algún detalle más. En esta ocasión, y ya que estamos en primavera he puesto un pajarito y unos corazones en madera pintada.
No acostumbro a hacer dos paquetes iguales, por este motivo en esta ocasión he querido poner otro tipo de papel en los paquetes más pequeños. 
Pero la idea es la misma, una vez envuelto lo ato con cordel o cuerda y le pongo la etiqueta cogida con la mini pinza, un poco de washi tape… y ¡Listo!

 Bueno, listo no, todavía falta ponerlos en un sobre de envío, de los que van acolchados con plastico de burbujitas. 
La etiqueta de envio, la imprimo y la engancho en el sobre, no hace falta que os diga que la he diseñado yo…
Es un diseño nuevecito, nuevecito, lo he estrenado hace muy poquitos días…y además lo hice para otras cosas que ya os enseñaré en la próxima entrada.
¿Os gusta? Es un sello de los que ponen en correos al timbrar los paquetes, y le he puesto mi logo.   
Y eso es todo por hoy. 
¡Nos vemos pronto!