El nuevo packaging de la Marionetas de mano

¡Hola!

Ya llevo unos días que no paro de preparar títeres y/o marionetas de fieltro, de esas tan rechulas que hago (Jejeje no necesito abuela).
Pues bien, como dice el dicho: Renovarse o morir,  y yo me he decantado por renovarme.
Ya os he ido enseñando las marionetas de mano nuevas, la brujita y el dragón, y también os he mostrado las marionetas de dedo en el nuevo pack de tres.

 Todo esto comporta trabajo que queda detrás de las fotos bonitas, un trabajo que a veces no es recompensado por que se da por hecho de que se ha de hacer, pero, es que ¡Se hace…!

Lo hacemos todas las artesanas que queremos presentar un buen producto.

Se trata del packaging. Yo intento hacer bonitos envoltorios cuando realizo los envíos de los pedidos, pero ahora, también, me he decidido por la presentación del producto, qué ya le tocaba el turno.

Todas las marionetas de mano, a partir de ahora, van en una bolsita de celofán con su etiqueta correspondiente, así como los títeres de dedo pack de tres, que además de la bolsita llevan una postal con un castillo para colorear.

Ya veis, mientras os he ido soltando esta parrafada he ido intercalando las fotos del trabajo del nuevo packaging.

Y que, como todas mis cosas, también lo he hecho yo.

Desde el diseño, la impresión, el recorte y luego lo más fácil embolsar…

¿Qué os parece? A mí me parece un producto casi casi profesional….

 

¡Nos vemos pronto!


Muñecos japonés, otro personaje de mis Muñecas de trapo Pocs-Draps.

¡Hola!
¡Como disfruto cuando me hacen un pedido especial!
La responsable de este pedido…De nuevo, mi prima Susana.
Hace unos años, me encargó una muñeca para regalársela a la hija de unos amigos japoneses que viven allá y que habían estado de vacaciones en nuestro país… ¿Os acordáisde la muñeca? Aquí y  la podéis ver.
Pues bien, el verano pasado han sido mis primos los que fueron a casa de sus amigos a pasar unos días…Siiii…  ¡A Japón!!! ¡Qué suerte! ¿Eh?
Y me encargó otra muñeca para la niña, que se llama Reina, ¿La recordáis?
Me dijo que quería un muñeco y me preguntó: ¿Podría ser un niño y que llevara kimono?
Y bueno… Yo encantada…Y aquí tenéis a Pocs-Draps Japonés.
Cómo podréis observar, no le falta de nada.
Va vestido con una camisa rayada de manga corta y unos pantalones bermudas tejanos.
Los zapatos son unas deportivas pintadas en la tela.
Fijaos en todos los detalles: el cuello de la camisa, el bolsillo pintado,  las costura de la bragueta y de los bolsillos del pantalón…
La carita está bordada y el pelo es de tela de polar.
También lleva un kimono. 
Intenté imitar los kimonos auténticos, así como el obi (que es el cinturón) y los zapatos típicos (creo que se llaman geta). 
La tela que escogí para hacer el kimono tiene un estampado muy parecido a los tejidos que utilizan en Japón para la confección de los kimonos masculinos. 
 

 Además, también le confeccioné el conjunto de súper-héroe, la capa, el cinturón de súper-poderes y el antifaz… Por cierto, ¡¡¡Son reversibles!!!

Y la capa, en una de las caras lleva la letra R, la inicial de su nueva propietaria y en la otra una súper-estrella.

Para que pueda descansar después de jugar todo el día, no podía faltar una mantita y una almohada.
Y por último, la  mochila de tela de algodón con el nombre de la niña estampado, para poder guardar en su interior todos los complementos del muñeco.
¿A que es simpático? Ya sé que no está muy bien que lo diga yo… pero es que lo encuentro encantador.
Un buen regalo que me parece que gustó mucho a Reina.  Mirad las fotos de ella con los muñecos, ¡Qué graciosa! ¿No os parece?
Y para acabar… no podía faltar el envoltorio.
Ya sabéis cómo me gusta cuidar los detalles. Para esta ocasión lo envolví todo en papel kraft color azul, atado con cinta de flores naranja y unos detalles de pajaritos en madera estampada.
Paquete sencillo pero bonito.
Y esto es todo por hoy, que no es poco.

¡Nos vemos pronto!


Hip…hip..hipo..potamo!

¡Hola!
Os quiero enseñar otro hipopótamo de peluche que he hecho. Ya os enseñé uno aqui… De talla gigante, mide más de 50 cm., y otro por allá, de tamaño más pequeño, unos 40 cm.
Todos son gordinflones, confeccionados con terciopelo gris y  muy suavecitos y blanditos. 
El toque diferencial lo ponen las patas, que procuro variar el color para que no sean iguales.
Para esta vez, escogí hacerlas en cuadros blanco y negro, y también era un Hipo tamaño pequeño.
Me gustó que todo fuera de la misma gama… y una vez acabado me puse a hacer fotos…
Una por aquí… el detalle de la cola… la oreja… de más cerca… por arriba… por el lado…los ojos…
¿Los ojos?… ¿Pero no los he puesto marrones? ¿Por qué me han salido en las fotografías negros?
Ah!!!!! Jajajajaja… ¡Había cambiado el modo a monotono y no me he dado cuenta!
Las he vuelto a hacer en color y la verdad, casi casi, me gustan más en blanco y negro. 
¿Notáis la diferencia?
Como este Hipo era para hacer un regalo, me esmeré preparar el paquete.
Las que me conocéis un poquito ya sabéis cómo me gusta envolver los paquetes  para que queden bonitos. Y así es cómo quedo éste… ¿Adivináis en que época lo envolví?
Je je je.

 

¡¡¡Nos veos pronto!!!

 


¡¡¡Aún estoy en la copistería!!!!

¡Hola!
Siguiendo con el post anterior, hoy os voy a enseñar otras de las cosas que hice imprimir… Parece que quise aprovechar el viaje a la copistería, ¿No? Jajajaja
Estuve diseñando unas etiquetas para los muñecos de trapo que confecciono. Hasta ahora, sólo se la hacía a las Muñecas con Corazón, básicamente, porque cada una tiene su propio nombre y de esta manera queda indicado.
Desde que las hice, no hay muñeco que salga de casa sin su etiqueta. Además, creo, que han quedado muy chulas. El dibujo del logo lo hice con el programa Corel Draw, que parece que ya empiezo a dominar un poquillo, de algo me sirvió el curso que hice.
También realicé las etiquetas en tela. Estas no las llevé a la imprenta. Imprimí mi marca en papel Transfer y después lo recorté y planché en la cinta de tela, dejando un espacio a ambos lados para poder doblar o coser al muñeco.
Cuando envuelvo un artículo, pongo una tarjetita escrita a mano, agradeciendo la compra y deseando que les guste el producto. Hace un tiempo, diseñé los dos modelos que uso y cuando me hacía falta las iba imprimiendo en casa, pero, lo hacía de folio en folio, y en uno, sólo salen cuatro tarjetas, por lo que cada poco tiempo tenía que volver a imprimir.
Precisamente  por esto, decidí  hacer unas cuantas en la copistería… Ahora ya está, tengo para unos cuantos envíos y además han ganado en calidad, la cartulina que usaba no tiene nada que ver con la que usan en la imprenta.
Os enseño los dos modelos: este tan rosita es el primero que diseñé, pero como lo encuentro un poco ñoño, decidí modernizarme un poquillo e inspirándome en algunas ideas que encontré en la red, diseñé estas otras, que, además, están en varios idiomas, así dependiendo del lugar donde va el paquete, pongo una u otra.
Y para acabar, lo más… de lo más. Las tarjetas de visita.
Las hice a través de una empresa online que se llama MOO. No sé si habéis oído hablar de ella, pero os puedo asegurar que es fantástica. Los precios son más que correctos y la calidad es súper.
Hay diferente tipos de tarjetas, en cuanto a medidas y calidad. Puedes escoger los diseños que tienen ellos, que hay un montón, o puedes diseñar tus propias tarjetas. Además puedes hacer que todas sean diferentes.
Yo me decidí por la mini. La medida es más o menos la mitad de una tarjeta convencional. Decidí hacerlas diferentes, así que escogí fotos de mis productos y con un poco de paciencia conseguí hacer unas tarjetas súper chulas.
En una caja van 100 tarjetas. Yo encargué dos cajas. Una lleva fotos de los muñecos Viti-Tori y las marionetas y la otra, los otros tipos de muñecas.
Han quedado muy bonitas, son gruesas, satinadas, los colores coinciden con los de las fotos y… ¡Da una penita tenerlas que dar! Jajajaja.
Ya de paso, encargué, también,  una cajita para llevar unas cuantas tarjetas en el bolso sin que se estropeen. Es de plástico y el sistema de apertura es muy interesante: puedes abrir la caja y hacer salir una tarjeta con una sola mano.
No hace falta que os diga nada de la presentación… El packaging.  Lo podéis ver en las fotos.
Unas cajitas súper monas, de diferente color, para poderlas distinguir. Cerradas con una faja de color y con un mensaje divertido. Además son muy puntuales a la hora de la entrega y también van informando de cómo está tu pedido.
Y por ultimo un detalle.
En la cajita de las tarjetas viene un vale del 15% de descuento para que podamos ofrecer a nuestros amigos y conocidos. Si queréis haceros tarjetas, o cualquier otra cosa de las que hacen, que son muchas, ya sabéis, podéis poner el código que os adjunto y se os hará el descuento. 
Yo encontré un blog que publicó un código de oferta, lo usé y me hicieron el descuento.Así que: Sí, os puedo asegurar que funciona. Vosotras mismas, si os hace falta, aquí lo tenéis.
Por hoy es todo, que vaya, vaya, sin darme cuenta, he escrito un post bastante larguito.

¡Nos vemos pronto!  

De paso por la copisteria.

¡Hola!
Hoy os quiero enseñar varias cosillas, todas diferentes, pero que están relacionadas. Tienen como denominador común que han pasado por la imprenta, eso sí, después de pasar por mis manos  (y mi ordenador… bendito invento).  Pero vamos por pasos.
Una de las cosas que me he ido planteando muchas veces es si se podría imprimir fácilmente el blog. Es decir, convertir el blog en libro, de esta manera mi trabajo en L’@ LaRoba sería palpable, podrá disfrutar de él de otra manera y además, en caso de algún problema informático no habría problema de perderlo.
Pues bien, si que se puede, de hecho hay varios programas que corren por la red y que verdaderamente están muy bien, pero… siempre hay un pero, para mi gusto todavía les falta poder retocar alguna cosa. Por ejemplo, el tamaño de las fotos o el poder hacer un salto de página para poder cuadrarlas. 
Así que decidí hacerlo de la forma tradicional y ni corta ni perezosa me pasé unas cuantas horas copiando y pegando todo lo publicado durante los años 2011-2012 a un Word. Una vez allá, retoqué, todo, todito lo que quise hasta que quedó a mi gusto y lo pasé a PDF para que no se moviera nada y poder imprimirlo sin problema. 
Antes, diseñé una portada y contraportada, escribí una dedicatoria….y, ahora sí, estaba listo para llevar a la copistería.  
Este es el primero, ahora me falta hacer lo mismo con los otros años… ¡Se me acumula el trabajo!
Otra de las cosas que decidí hacer imprimir fueron los Catálogos de los Muñecos y las Marionetas de este año. Ya que los tenia creados en PDF y subidos a Issuu (los podéis ver a través del apartado CATALOGOS DE MUÑECOS en mi blog, en la barra superior)  qué mejor tenerlos, también, sobre papel para no depender de la cobertura y poder enseñarlos desde cualquier lugar aunque no tengas internet, ¿no?
Pues bien, aquí los tenéis. Impresos con tapas gruesas y un lomo de espiral para poder pasar las páginas sin problema. Ahora hasta parecen de un profesional, jajajaja.
Bueno por hoy ya está todo, hay más cosas que os enseñaré en la próxima entrada, porque aproveché el viaje a la copistería y ¡Me volví loquita encargando cosas!!!! Jajajaja
De momento, ¿Qué os parece? A que merece la pena gastarse un dinerillo si el resultado es así de espectacular.

¡Nos vemos pronto!