Una segunda oportunidad

viernes, 17 de febrero de 2017

¡Hola!
Hoy os quiero enseñar el trabajo que hice este verano. 
Una amiga me pidió si podía dar una segunda oportunidad a este viejo armario que querían poner en el restaurante de su hija... Y yo, ¡Encantada con el proyecto! Ya veis que a la Vicky de L’@LaRoba no se le resiste nada. Y es que todo lo que sea manual ¡¡¡¡¡Me encanta!!!!!
El Trabajo principal era cambiar su aspecto con una buena mano de pintura.
La madera no estaba en mal estado, así, lo primero que hice fue limpiarlo bien, pasé el aspirador por todos los rincones y luego un trapo húmedo para que no quedara nada de polvo y suciedad.
Quité todos los herrajes y las puertas para poder trabajar más cómodamente.
Luego pasé a pintarlo. Use pintura a la tiza, la Chalk Paint, que por cierto está muy de moda y sinceramente es que es genial, porque no necesitas ni imprimación, ni quitar restos de pinturas anteriores ni nada de nada.
La primera capa de pintura fue en color blanco antiguo. Pinté todo el exterior así como el interior.
Cuando la pintura estuvo seca, le pase una segunda capa en color verde agua muy clarito diluida en agua, para “ensuciar la pintura blanca, no para taparla, pero solo al exterior del armario.
Al interior le di la segunda capa del mismo blanco Antiguo que había utilizado.
Seguidamente forré el interior con papel vinílico adhesivo, en un tono beige a topos.
Monté las puertas y los herrajes y..... ¡Me armé con la lijadora eléctrica para “envejecer” el armario!
La pasé por las zonas que más desgaste acostumbran a tener, salientes,  puertas….
Cuando me pareció que ya estaba suficientemente envejecido, quité muy bien el polvo y barnicé el armario. Todo. Interior y exterior. Para ello utilicé un barniz al agua semi-mate que da un acabado muy parecido al encerado manual.
¡¡¡Y listo!!!!
No parece el mismo, a que no.

¡Nos vemos pronto!





0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario,

Vicky

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...