Varitas mágicas

 ¡Hola!
Hace unos días os hablaba de los lápices varitas mágicas, pues hoy os quiero enseñar las autenticas Varitas Mágicas… Esas que acompañan a cualquier niñ@ mientras sueña en cambiar las cosas y en convertir sus sueños en realidad.

Pues bien estas varitas les ayudaran a estimular su imaginación y quien sabe… quizás alguno de sus deseos de convierta en realidad.
Las hay de muchos colores… azules, verdes…
blancas, amarillas, fucsias y, cómo no,¡¡¡Rosas!!!
Son diseño propio. He intentado hacerlas diferentes y para ello he aplicado unos destellos de tul con brillantes lentejuelas.
Las estrellas tienen una medida de unos 12 x 12 cm. están confeccionadas con fieltro de lana y relleno de floca. La medida total es de 50 cm, el palo de madera de pino pulido.
¡¡¡Son geniales para conseguir hacer realidad cualquier deseos!!! ¿No os parece?

¡Nos vemos pronto!


Recuperación de un viejo escritorio

¡Hola!
Hacía mucho tiempo que no os mostraba algo de restauración, y, no es porque no hubiese hecho nada últimamente, no…, es porque hago tantas cosas que he de racionar los contenidos e ir mostrando las cosas poco a poco. 
Hoy toca enseñaros, por fin, la restauración del escritorio que hice el mes de septiembre pasado.
Bueno, más que una restauración, lo que he realizado es una recuperación de un viejo escritorio.
Un escritorio que pedía a gritos que lo adecentaran.
Ya veis el antes y el después… Realmente ha valido la pena.
Este escritorio hacia cómo la friolera de más de quince años que me lo dieron. Su antigua propietaria lo quería tirar y yo rápidamente me lo adjudiqué y me lo llevé a casa.
Estaba pintado con esmalte blanco brillante y la pintura estaba en muy mal estado, así que empecé lijando.
Quité toda la pintura de las zonas en que la pintura estaba muy mal. No importaba que quedaran restos de pintura, ya que de todos modos el escritorio iba a ir pintado de nuevo.
La pintura que escogí fue Chalk Paint en color blanco antiguo, por su facilidad de agarre, pero sobre todo por el toque vintage que aporta.
Los cajones decidí pintarlos en diferentes tonos: verde agua, rosa, fucsia y un marrón topo.
Una vez pintado y seco, le tocó el turno a lo que menos me gusta, pero que es muy importante: Dar varias capas de cera.
La cera le aportada durabilidad y resistencia al paso del tiempo, un brillo satinado muy bonito y suavidad al tacto. ¡Pero es un rollo tener que ponerla y después pasar el paño! Grrr.
Como paso final… Forré los cajones. Aquí cometí un error, usé un papel que tenia por casa y ahora no me gusta, lo encuentro demasiado fucsia, quizás tendría he haber usado un color más suave, o un estampado diferente, en lugar de los cuadros. Bueno, si algún día tengo ganas, y tiempo, lo vuelvo a forrar y listo. ¡No hay problema que se e resista!
Y aquí lo tenéis acabado. La verdad es que ha valido la pena… ¡Y pensar que estuve a punto de tirarlo!
¡Hasta pronto!

Para dibujar con poderes….. Lápiz varita mágica.

¡Hola!
Hoy os quiero enseñar, muy rápidamente, otro de los modelos de lápices que decoro.
Se trata de una estrella de fieltro que puesta en el extremo del lápiz lo convierte por arte de magia en un Lápiz Varita… Y así de fácil, quien dibuja con él se convierte en una Hada o un Mago.
Ya os enseñe este modelo en esta entrada, fue un encargo que me hicieron y quedaron muy bonitos. 
Pero después decidí decorarlos con un brillante… Y les puse una piedrecita de strass en el centro… Así “brilla” y parece más mágica. 
Cómo podéis ver las hago en muchos colores… y no sabría deciros cual es el que gusta más…  a veces los de color rosa vuelan… a veces los amarillos… los azules… A veces pienso que depende del día que hace, la gente de declina más por un color que por otro, jajajaja. 
Bueno y esto es todo por hoy. 

 

¡Nos vemos pronto!

 


El chal para mi hija ¡Por fín acabado!

¡Hola!
El mes de julio pasado…  y ¡tan pasado! Os enseñaba los primeros pasos de lo que tenia de ser un chal para mi hija Mariona.
Ella había visto en internet un poncho que le gustó mucho, pero no quería un poncho, sino un chal, o como se le viene llamando de toda la vida una toquilla, y yo le dije que estaría más que encantada de hacerselo.
Pues bien, después de todo este tiempo, por fin lo he acabado.
Tenía que haber sido un regalo para su santo, que es en septiembre pero la cosa se retrasó tanto que no llegó ni por Reyes, ni por su cumpleaños, que fue en enero… ¡qué desastre! Pero lo que importa es que por fin lo tiene, que le gustó y lo más importante ¡Qué lo usa!.
He tardado tanto en acabarlo porque se puede decir que casi lo he hecho dos veces…. Os explico.
En septiembre tenía todos los grannys square acabados,  los boqueé para que quedaran a la medida correcta y los uní cosiéndolos con un punto plano.
Tejí un par de vueltas a todo el alrededor para que quedara más bien acabado y cuando estaba a punto de empezar a poner flecos… me pareció que el chal quedaba un poco pequeño… Así que ni corta ni perezosa, deshice todo hasta dejar de nuevo los grannys sueltos, para poder hacerlos más grandes.
Después de engrandar los grannys square casi cuatro centímetros por cada lado,  y comprobar que la medida era la correcta, los volví a unir con el punto plano… Di unas vueltas a todo el perímetro con un punto alto para que quedara más unido y con un acabado más bonito y añadí los flecos…
Bueno ha costado tiempo, pero ya estáis viendo el resultado,… bastante correcto, ¿no? Jajajaja
Está tejido en hilo de algodón que adquirí en We Are Knitters, y la verdad es que son fantásticos, los colores son intensos y el algodón muy suave. 

 

¡¡¡A mí me encanta!!! ¡¡¡Y a ella también!! ¡Más vale tarde que nunca!
¡Nos vemos pronto!

 


Muñeca de fieltro personalizada

¡Hola!

Me encargaron una pequeña muñeca y me pidieron su podía ser posible que tuviese algún parecido a la que iba a ser su propietaria.
Me dijeron de ella que le encantaba cuidar del huerto y el jardín y me pasaron la foto que tenían de contacto en el teléfono.

Decidí hacerla en fieltro, mide unos 20 cm aproximadamente.

Lleva el mismo peinado que su propietaria y el pelo es casi del mismo color.  Los ojos, las cejas y la boca están bordados sobre el fieltro, para os coloretes usé una gotita de pintura para tela.

Va vestida con un alegre vestido verde pistacho y un delantal decorado con florecitas y como, es muy madrugadora, ha pasado por la huerta muy tempranito  y ha recogido un manojo de zanahorias.

Un pequeño detalle para una gran persona.

En el pack de regalo que me encargaron también iba un cactus, que ya os lo enseñé aquí y un capazo que también lo visteis en esta entrada.

¡¡¡Yo también quiero tener amigas que me hagan  estos regalos!!!  Jajajaja