Va de piratas!!!!

¡Hola!
Hace unos meses me encargaron un Viti-Tori Pirata, pero que fuera niña, es decir una Capitana Pirata y que os la enseñé en esta entrada y que pasó a formar parte de los muñecos Viti-Tori.
En las fotos de aquella entrada podéis observar que hice tres, y lo hice porque me pareció que era buena idea tener una muñeca que fuese Capitana Pirata y que podría venderlas… y ¡acerté!
Las añadí al CATÁLOGO y por suerte gustaron, de hecho las agoté, y tuve que ir haciendo más.
Esta que os enseño hoy me la encargó mi hija para una niña que se llama Arlet, un nombre precioso y original ¿No?
Ya veis que es como las primeras Viti-Tori Capitana Pirata, con sus trencitas, sus botas pintadas, su camiseta rayada… pero con parche en el ojo… ¡como buen pirata! Mi hija quería que la  Viti-Tori Capitana Pirata lo llevase y así lo hice.
Por cierto sabéis porque los piratas llevaban un parche en el ojo… Porque eran tuertos… jajajaja. 
Nooooo…. Supongo que algunos sí lo serian pero el otro día oí que explicaban que la teoría más plausible es que se tratara de una forma de acostumbrarse al cambio de luz en sus batallas.
Cuando los piratas asaltaban un barco, el combate se iniciaba en la cubierta pero continuaba en interior del barco, que era donde guardaban las cosas de valor y que a ellos les interesaba apropiarse. Nuestro ojo tarda en acostumbrarse del paso de la luz a la oscuridad entre 4 y 6 minutos, por lo que si la batalla era de día, abandonar la cubierta para luchar en el interior del barco supondría estar unos minutos a merced de los que estaban ya dentro. Lógicamente, en una batalla a muerte no te iban a dejar tiempo para que te acostumbraras a la oscuridad, por lo que antes de que te dieras cuenta te habrían matado.
Este problema los piratas experimentados lo solucionaban con un parche. Se ponían el parche tapando un ojo para saltar a cubierta del barco rival y simplemente con cambiarse el parche al otro ojo cuando entraban en la oscuridad, permitiría que el ojo que ha estado tapado en cubierta no necesitara esa adaptación, pudiendo luchar con normalidad (toda la normalidad que te deja luchar con un único ojo).
¿Qué os parece la historia? Curiosa, ¿No?
Ahora ya sabéis… los Viti-Tori Capitán/a Pirata que llevan parche… entrarán en combate de ¡¡¡Besos y abrazos!!!!
¡Nos vemos pronto! ¡Cuidaros!

Los últimos capazos

¡Hola!
Sí, lo sé… ya os lo dije en la entrada anterior… Que esta temporada no quise hacer más capazos pero sí que fui liquidando los que tenia hechos… Creo que también os dije que de hecho realicé alguno que me habían encargado. Pues bien, hoy os los enseño y, sí, también lo sé, ya no es época, el verano pasó… pero voy retrasadilla y bueno… pues quien hace lo que puede… jejeje.
De la ColecciónTricolor, me encargaron dos.
El pequeño, mide 46 x 26 cm, aproximadamente, y los colores son un degradado que va del Turquesa vivo al Rosa Antiguo pasando por el Blanco Roto.
Cierra con una cremallera, el interior está totalmente forrado y lleva un pequeño bolsillo que también se cierra con cremallera.
Esta vez he puesto un detalle, se trata de una bolita con pasamanería de color a juego con los utilizados en el capazo y que le colgado del cierre de la cremallera.
Además me encargaron otro de la misma colección, pero esta vez es del tamaño grande, medidas 52 x 35 cm.  Igual que el pequeño, cierra con cremallera, pero en el interior sólo lleva un bolsillo.
Los colores son más intensos, pero igualmente veraniegos, van del Marrón Elefante al Azul Cadaqués pasando por el Blanco Antiguo
Evidentemente en ambos capazos la estrella ribeteada con lentejuelas es lo que los hace únicos y especiales.
Y para ir acabando, el tercero y último que hice. Este no fue ningún encargo, pero lo vendí enseguida… qué ¡¡¡suerte!!!
Lo podría catalogar en la colección Rústik, pero lleva reminiscencias de la Tricolor, por lo de la estrella. Os explico.
Es del tamaño grande, es decir unos 52 x 35 cm, aproximadamente. Lleva una capa de pintura lavada en color Blanco Antiguo.
Y… ¿Qué es una pintura lavada os preguntareis? Pues muy fácil. Primero pinto todo el capazo del color escogido y antes de que la pintura se seque, le paso una esponja mojada en agua y “lavo” todo el capazo para quitar parte de la pintura.
 De esta manera la pátina desaparece de unas zonas más que de otras y queda con este aspecto descolorido, como gastado.

En ese caso puse tres estrellas de tela de saco, son de diferente tamaño y están  ribeteadas con lentejuelas plateadas que contrastan con la tela de saco tan rustica.
Cierra con cremallera y tienen bolsillo interior. Las asas las forré con trapillo y evidentemente, puse el detalle de la bolita en la cremallera.
La persona que me lo compró me pidió si podía ponerle asas largas y así lo hice. Para ello confeccioné unas asas de la misma tela que uso para poner la cremallera y el bolsillo y para reforzarla le cosí una tira de tela de saco. E esta manera quedó totalmente integrada en el estilo del capazo. No pensé en hacer fotos, sólo tengo una que hice con e móvil y es malísima…pero para haceros una idea.
Me quedó bonito, ¿verdad? Aunque quede mal decirlo, pero es que el resultado me gustó muchísimo…
Y eso es todo, han sido los tres capazos realizados esta temporada, y aunque ahora me dedico a los muecos, no me gustaría que fueran los últimos, ya que disfruto muchísimo pensando cómo poderlos decorar de manera original.

¡Nos vemos pronto! ¡Cuidaros!

Capazos de verano…Cómo envolverlos.

¡Hola!
No hace falta que os diga que me encanta hacer paquetes, porque,  a estas alturas las que ya me conocen un poco, se habrán dado cuenta.
Pues bien, a pesar de que este año no me he dedicado a decorar capazos de verano, sí es cierto que he ido liquidado los que tenia de la temporada pasada e incluso he hecho algún que otro encargo. ¡No están los tiempos para decir que no a nada!
Pero no es de esto de lo que os quiero hablar, lo que quiero enseñaros es  la manera como los envuelvo, creo que es original y queda chula, además de práctica para poderlo trasportar hasta la persona que lo recibe.

Una vez envuelto en papel de regalo o en papel kraft, lo ato con cuerda o con cinta.
Con la misma cuerda hago un asa en la parte superior para poderlo agarrar para transportarlo, como si de una bolsa o una maleta se tratara.
Llama la atención el gran lazo que adorna la parte delantera del paquete. También está realizado con papel de regalo, coordinado con el que envuelve el capazo.
El punto final lo pone  la pinza decorada que sujeta una de mis tarjetas.
Y así quedan… ¿Nos os parecen originales?