Muñeca con Corazón vestida de comunión... ¿Acabo de hacer un pareado?

lunes, 28 de septiembre de 2015

¡Hola!
Hacía ya unos meses que no confeccionaba una Muñeca con Corazón y tenía ganas.
Por suerte, enseguida vi una oportunidad. Laia, la hija de mi prima iba a hacer la comunión en julio, y… se me encendió la bombilla: ¿Por qué no hacer una muñeca vestida igual que la niña?
Me puse en contacto con mi prima para que me enviara fotos del vestido y de los zapatos para intentar hacerlos igual.
Primero hice la muñeca: cortar las piezas que la componen,  la cabeza, los brazos, las piernas y el cuerpo. Después coserlos y rellenarlos con floca… 
A continuación comienza lo divertido, para mí, porque me encanta, pintar la cara y otros detalles. Y me gusa por que es aquí donde la muñeca empieza a tener alma. Pasa a tener su propia personalidad, para mí cobra vida. Me mira y sonríe y me hace sonreír a mí.
Cuando hago estas muñecas y llego a este punto, siempre me hacen pensar en ET, el extraterrestre, jajajaja. Con su cabeza calva y sus ojos grandes.
Por suerte rápidamente me pongo a coser el pelo. Utilizo lana y lo hago mechón a mechón, comenzando por la nuca y poco a poco cubriendo toda la cabecita. 
De antemano he de saber qué peinado va a llevar para ir cosiendo la lana donde toca y en la dirección correcta. 
Venga, ya está, muñeca acabada.
Llega el momento de empezar a confeccionar la ropa.
Primero los calzones. Los realicé con tela de algodón con piquitos en tono azul cielo.
Luego el vestido. Guiada por la foto conseguí que se pareciera bastante. Usé tela de piqué en color blanco, aunque el vestido original es de hilo en un tono muy muy clarito de lavanda.
Para el pelo, un adorno de pequeñas florecitas de tela, que cosí directamente a la cabeza.
Como zapatos lleva unas alpargatas.
Las de la niña las elaboraron expresamente para la ocasión con la misma tela que usaron para el lazo del vestido. Se trata de un shantung o seda salvaje en un tono lavanda precioso. Por suerte mi prima pudo conseguir un retal y con éste pude hacer a la muñeca el lazo del vestido y los zapatos  igual  que el original.
Para confeccionar las alpargatas, primero hice la suela a ganchillo usando cuerda. 
Realizada la base, cosí, sobre ésta la tela dándole la forma del pie de la muñeca y una cinta rustica en la parte trasera, para el talón.
 Para ocultar la tela  cosida en la base, recorté un trozo de fieltro a tono y lo pegué a la suela por el interior. Coloqué la cinta para atar las alpargatas que realicé con la misma tela y ¡Listo!    
Solo faltaba vestir la muñeca… y ponerle nombre.
Ya os he comentado que a este tipo de muñecas siempre les pongo nombre y que además intento no repetirlo. ¿Qué mejor nombre que el mismo que su dueña?
Pues aquí tenéis a Laia… con su etiqueta en la que indica que se llama así.

Y aquí a Laia con Laia, el día en que se la regalé.
Y las dos "muñecas" el día de la comunión... 
¿Qué os parecen?
Preciosas las dos, ¿No?
¡Nos vemos pronto!

4 comentarios :

  1. Qué pasada!!!! Me encanta!!
    La muñeca es una monada ...ver como poco a poco le vas poniendo alma,pero cuando la he visto al lado de Laia, me he emocionado!!!!
    Cuánto amor...Enhorabuena por tu trabajo. Eres maravillosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitas palabras, te las agradezco.
      Muchísimas gracias, no se que más decir.
      Un beso también para ti.

      Eliminar
  2. Pues me parece una preciosidad de muñeca. Me encanta como le has pintado la cara y la confección de la ropa. Está igualita a la de la niña. Solo me queda decirte que eres una Artistaza de los pies a la cabeza.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta!!!! Cuanto tiempo sin saber nada de ti.
      Gracias, ya sabes que aprecio mucho tus palabras, porque tu también eres una artistaza.
      Cuidate!

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario,

Vicky

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...