Teñir tela con Té.

viernes, 26 de junio de 2015

¡Hola!
Para confeccionar la cara y extremidades de los muñecos de trapo, normalmente, utilizo una tela de algodón 100% en color natural. Pero últimamente cuando la compro, aunque dicen que no está blanqueada, cada vez es más blanca y…. ¡No me gusta! No me gusta porque los pobrecitos muñecos parecen albinos, jajajaja.
La única solución que ha cavilado mi cabecita es teñir la tela. Sí, pero parece más fácil de lo que realmente es. Porque no quiero teñir la tela de color rosa, o asalmonada para que parezca piel, más bien me gusta un tono amarronado,  pero que tampoco parezca sucio y que no sea muy oscuro que parezcan que se han tostado al sol…
Así pensando, se me ocurrió que quizás quedaría bien tiñendo la ropa con té.
Ya he utilizado esta técnica, pero normalmente lo hacía para teñir puntillas con lo que no me importaba demasiado si el color derivaba hacia el marrón más o menos tostado, así que antes de lanzarme a teñir la ropa quise hacer una prueba.
Dado que hay diferentes tipos de té, el resultado es diferente, así que realicé la prueba con cuatro tipos de té y una hierba: Té verde, Té rojo, Té negro, Té breakfast y Rooibos.
Tomé cinco tazas y puse la misma cantidad de agua a todas, un sobre de la infusión y trozos de tela cortada del mismo tamaño para así poder hacer la comparativa.
Herví el agua, puse el sobrecito y en unos pocos minutos, cuando ya había infusionado el té,  introduje la tela que previamente la había sumergido en agua.
La removí y la dejé bien sumergida para que el tinte actuara uniformemente, de lo contrario pueden quedar trozos con menor cantidad de color y al secarse hará el efecto de estar sucia. Pero ojo, que si lo que se quiere conseguir es ese efecto también se puede hacer.
Al cabo de tres horas, saqué los trozos de tela y los aclaré con abundante agua. Ya se apreciaban los diferentes tonos.
Todos habían quedado diferentes. Como ya sabéis en la ropa mojada los colores son más intensos, por lo que tendí los retales y los dejé secar.
Una vez secos, los planché para apreciar mejor el color. La verdad es que el resultado me gustó bastante aun que no hubiese una diferencia muy sustancial entre ellos.
El Té verde da como resultado un color caramelo y  el Rooibos un caramelo más intenso,  el Té rojo un tono asalmonado, Té negro  y el Breakfast tienden a marrón.
Ahora sólo me queda escoger el color que más me gusta y hacer el tinte a mayor escala: más té y más agua y lo más importante, para que el color quede bien fijado añadir sal y vinagre.
Y ¡Listo! Esto es todo por ahora.
¡Nos vemos pronto!

2 comentarios :

  1. Pues quedan muy bien, pero luego si se lava la muñeca, ¿no se va el tinte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pero se ha de fijar el color. Cunado preparas el tinte se añade sal, al aclarar se pone vinagre y por último, se ha de planchar, estas tres cosas hacen que queden fijado. De todos modos, es posible que pierda un poco de color en el primer lavado, pero después ya no. Al menos las puntillas que he teñido y que puse a un vestido de verano de mi hija, siguen teniendo el tono tostado en ugar del blanco original. Ah!!! Importante es que la tela sea de algdón

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario,

Vicky

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...