Reciclando botes de cristal

 ¡Hola!
Ya estaba cansada de ver mis pinceles metidos en un simple tarro de cristal, de esos que contenían mermeladas, judías o espárragos y que, al menos yo, guardo para reciclarlos y darles otro uso.

Pero, como os iba diciendo, ya estaba casada de verlo allí, transparente y lleno de pinceles, que útil si que lo era, pero insulso, también. Así que decidí transformarlo.
Os quiero enseñar cómo darles vidilla. Usaremos un poco material, un poco de tiempo y  un poco de paciencia…Y ya veréis que el resultado es bastante gratificante. 
Vamos allá.

 Material necesario:

  • Bote de cristal
  • cola blanca 
  • pincel
  • papel estampado, si es finito mejor, yo usé restos que tenia de la marca Decopatch
  • tijeras 
  • un poco de agua y
  • recipiente pequeño, por ejemplo una tapa o un platito, para mezclar la cola con el agua.
 PASO 1: Cortad el papel en trozos pequeños de diferentes medidas. Yo los he cortado de forma geométrica, casi todos son de formato rectangular, pero con diferentes anchos y largos.
PASO 2: Mezclad dos partes de cola blanca con una de agua. No hace falta que sea exacto, hacedlo a ojo, eso sí, tiene que haber más cola que agua.

PASO 3: Aquí empieza la transformación, pegar los trozos de papel en el tarro. Para ello utilizad el pincel. Pintad una parte del bote por donde queráis empezar con la mezcla de cola y a continuación poned el papel encima. Para que quede bien adherido ir dando golpecitos con el pincel. Esto sirve para quitar las burbujas de aire y que el papel quede bien estirado. Pasad una capa de cola por encima del papel, para que quede bien adherido al cristal.

PASO 4: Seguid añadiendo trozos de papel, colocadlos a tocar unos con otros e id cubriendo todo el tarro. 

PASO 5: Cuando esté totalmente cubierto, dad una capa uniforme de cola por encima y dejar secar. Cuando la cola está seca queda totalmente transparente y con un brillo satinado. Esto sirve para proteger el papel. 

PASO  6: Cuando el tarro esté bien seco ya estará listo para que lo uséis de la manera que queráis. 

Cómo me gustó el resultado no me pude contener y mientras se secaba uno, empecé a hacer otro, y ya veis, ahora los pinceles lucen más bonitos en sus tarros decorados.  

Hay un paso opcional, si queréis, con un rotulador de punta gruesa podéis pintar las líneas de separación entre los trozos de papel, o podéis simular puntadas como si de un trabajo de patchwork se tratara… ¡¡¡Imaginación al poder!!!

Y eso es todo ¡Nos vemos pronto!

2 comentarios en “Reciclando botes de cristal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.