Probando…probando… un nuevo muñeco Viti-Tori a la vista!!!

¡Hola!
Hoy he pasado un día horrible. Llevamos ya varias semanas que la Tramontana no hace más que soplar y soplar, con pocas horas de descanso y hoy mi cabeza ha dicho:- ¡Basta! – Y ha estado a punto de explotar debido a una fuerte migraña que me ha dejado cao más de medio día.
Pero, ahora ya estoy aquí,  bastante mejor y con esperanzas de que mañana sea un día tranquilo, en cuanto al viento se refiere o al menos eso han dicho en las noticias del tiempo. Ya veremos.
Pero vamos al tema de hoy.
Quiero enseñaros un nuevo muñeco que espero que en un futuro no muy lejano pase a formar parte de la colección de muñecos de trapo Viti-Tori.
Es un muñeco de nuestro tiempo, con sus pantalones tejanos y una camiseta muy veraniega.
He usado el mismo patrón que usé para una muestra que me pidieron hace tiempo y que os enseñé en esta entrada hace ya un tiempo.
Es del mismo estilo que los Viti-Tori, y puesto que la colección de los Viti-Tori que tengo es de diferentes épocas, pues que mejor que aumentar la familia con unos muñecos de nuestros días.
Ahora sólo me falta acabar de diseñar una niña, para que le haga compañía y puedan jugar. En cuanto la tenga os la presentaré…
¿Vosotras la haríais con falda o con pantalones?  Las que tenéis niñ@s  ¿Cómo les gustan más las muñecas a vuestr@s hijos? ¿Qué me decís? Darme ideas, porfa…

 

¡Nos vemos pronto!

 


Capitana Pirata Viti-Tori… ¿porque no?

 

¡Hola!
Hace ya unos meses me encargaron una muñeca especial. Especial no por el tipo de confección sino por que me pidieron si podía confeccionar un Capitán Pirata Viti-Tori pero que fuese una niña.

Evidentemente que sí que la hice y además no solo pude sino que decidí incorporarla al CATÁLOGO DE MUÑECOS VITI-TORI que estaba preparando en ese momento.

Convertir un muñeco Viti-Tori Pirata en una Niña fuera tarea fácil… Añadí un par de trenzas y le quité el garfio, el resto quedó igual, porque así lo quisieron.

Pero lo que más me gustó de este encargo fue el mensaje que, al menos así lo entendí yo, se le quería transmitir a la bebé que lo recibiría: Todos somos iguales y todos podemos hacer las mismas cosas.

Y aquí la tenéis, bueno no hice una, no… ya puesta realicé tres… Quedaron simpáticas. ¿No?

Hay un más juguetona que otra y que no me dejaba hacer bien las fotos… jajaja

Y como premio, me enviaron esta foto donde podéis ver el paquete y las muñecas, porque si la Capitana Pirata Viti-Tori es chula, la niña que la recibió es ¡¡¡Un juguete!!! Mirad que carita… y los ojos y ¿Qué me decís de la mata de pelo que tiene? Es preciosa.
Gracias, de nuevo, Eva por enviarme esta foto.
Y eso es todo por hoy.
¡Nos vemos pronto!

Envolver paquetes.

¡Hola!
Síííííí… lo sé, en más de una ocasión os he enseñado cómo envuelvo los paquetes que preparo para enviar, pero es que me gusta fotografiarlos ¡Qué le voy a hacer! Por suerte hago fotos a todos.
Es esta ocasión son tres pequeños paquetitos que han viajado bastante lejos y otro un poco más grande que se ha quedado por aquí, más cerquita.
Para envolver utilizo, casi siempre,  papel kraft. Ato el paquete con cordel y le añado una tarjeta, una mini pinza y algún detalle más. En esta ocasión, y ya que estamos en primavera he puesto un pajarito y unos corazones en madera pintada.
No acostumbro a hacer dos paquetes iguales, por este motivo en esta ocasión he querido poner otro tipo de papel en los paquetes más pequeños. 
Pero la idea es la misma, una vez envuelto lo ato con cordel o cuerda y le pongo la etiqueta cogida con la mini pinza, un poco de washi tape… y ¡Listo!

 Bueno, listo no, todavía falta ponerlos en un sobre de envío, de los que van acolchados con plastico de burbujitas. 
La etiqueta de envio, la imprimo y la engancho en el sobre, no hace falta que os diga que la he diseñado yo…
Es un diseño nuevecito, nuevecito, lo he estrenado hace muy poquitos días…y además lo hice para otras cosas que ya os enseñaré en la próxima entrada.
¿Os gusta? Es un sello de los que ponen en correos al timbrar los paquetes, y le he puesto mi logo.   
Y eso es todo por hoy. 
¡Nos vemos pronto! 

Estuche de ganchillo… Otro más

¡Hola!

Bueno, bueno… yo sigo con los estuches. Hoy toca uno de ganchillo, que ya hace un tiempo que realicé y os hablé de él en ésta entrada.
Os comentaba que se lo había llevado mi hija antes de poderlo fotografiar. Pues bien, aproveché que vino el fin de semana pasado para hacer las fotos. Le dije: “Mariona,  sobretodo cuando vengas, trae el neceser naranja. ¡Es importante!” Jajajaja.  Y como ella es muy obediente, llegó a casa con el estuche a punto para la sesión fotográfica.

Lo tejí a ganchillo con hilo de algodón y a punto bajo, aunque, para darle un poco de vidilla, intercalé unas vueltas a punto de garbanzo o bodoques. Es un punto agradable de tejer y fácil. 

El resultado ya lo estáis viendo.

Mide unos 20 centímetros de ancho por 18 de alto. 

Como cierre he puesto una cremallera en color naranja y está forrado con una tela de florecitas, de algodón 100% que ya he usado otras veces.

También he puesto un trocito de cinta con estampado de colores ácidos que sirve para agarrar el estuche al abrir y cerrar. Como tirador de la cremallera he puesto una cinta estrecha de cuadritos vichy naranjas y blancos para que el estuche quede conjuntado.

¿Qué os parece?

Y eso es todo por hoy. 

¡Nos vemos pronto!


Estuche de rafia o neceser de junco ¿como queráis llamarlo?

¡Hola!
Estos días estuve reorganizando las fotos de las cosas que tengo para subir al blog y me encontré con una carpeta que contenía las fotos de un estuche que hice el verano pasado. 
Bueno, hice, lo que se dice,  hice… No. Lo customicé.
Era un estuche de rafia que compré en un impulso hará ya dos veranos y que me costó más o menos tres euros, pero después de tenerlo en casa no me acababa de gustar. Así que decidí que lo iba a transformar.
Con un poco de puntilla de algodón bordado, un poco de cola y una aguja e hilos, así es como me quedó. 
Lo llevo en el cesto de la playa, en él pongo las cremas que uso para poder tomar el sol en verano. 
Así de fácil, y ahora tengo un estuche personalizado, seguro que no hay dos iguales. 
¡Nos vemos pronto!