Empaqueta que empaquetarás…


¡Hola!
Ya estamos acabando el mes, y ya llevamos casi una semana de primavera, que según dicen la sangre altera. 
Yo aunque parezca que voy bien y llevo todo al día, no es cierto, la verdad es que no alcanzo el trabajo y los nervios están a flor de piel.
Bueno como no quiero llenaros la cabeza con mis problemillas y dado que, por desgracia, no soy la única que los tiene, hoy os traigo una fotos de la manera tan sencilla que tengo de envolver los paquetes. 
Os he confieso son de hace dos meses, pero más o menos los envuelvo todos por el estilo.
Para envolver uso papel kraft en color natural y ato el paquete liando alrededor de él un trozo de cuerda de algodón, de la que llaman baker’s twine que, por cierto, compré a buen precio, dejando los extremos bastante largos.
Después en los extremos de la cuerda inserto unas formas de fieltro, corazones, flores… lo que tenga por casa.
Como pincelada una mini pinza de madera con algún detalle, en este caso una mariquita, mi tarjeta a modo de etiqueta y ¡Listo!
Me gusta porque tienen ese aire de paquete vintage. ¿No os lo parece?
¡Nos vemos pronto!


Muñeca de trapo Pocs-Draps- Alba

¡Hola!
Hoy os quiero enseñar una encantadora Pocs-Draps pelirroja. Es una de las muñecas de trapo que hago.
Ya os comenté que esta colección la confecciono en dos tamaños: La pequeña que mide unos 35-38 cm aproximadamente y la grande de unos 50 cm. 
Pues esta Pocs-Draps pelirroja es de las grande. Aunque aquí no se puede apreciar el tamaño. No pensé en fotografiarla con otra muñeca pequeña al lado o con cualquier cosilla que sirviera de referencia, para que vierais el tamaño… ¡¡¡ Vaya despiste!!!
Como podéis ver, no le falta ningún detalle. 
Las pestañas, cejas, nariz y boca están bordadas en la tela y los ojos y coloretes pintados, así como los zapatos y el toquecillo carmesí en las rodillas y codos. 
En la coleta un lacito y una flor en el flequillo a modo de clip.
El vestido es reversible, y la verdad es que no sé porque lado me gusta más. ¿Rosa, verde? ¿Verde, rosa?
¡Ostras! Si la tuviera en casa, tendría que cambiárselo cada día.
Y ¿Qué os parecen la mantita y la almohada? Conjuntada con la ropita y también es reversible.
¡Es que es tan presumida!
Como todas lleva una mochila para poder guardar las cositas de la muñeca dentro. Está personalizada con el nombre de su nueva amiguita. 
¿Os gusta? ¿Qué me decís? 
¡Nos vemos pronto!

Como convertir un lápiz en varita mágica. Tutorial

¡Hola!
Para el bautizo de Núria, del que os hablé AQUI, mi amiga también me pidió que hiciera otra cosa.
A los niños y niñas que asistieron al bautizó, como detalle, les hizo una pequeña libreta con el recordatorio del día y qué mejor acompañamiento para la librete que un lápiz.
Pero no quería que fuese un lápiz normal y corriente, así que decidimos convertirlo en Varita Mágica.
Para la transformación de un vulgar lápiz en Varita necesitamos: 

  • Fieltro en varios colores, evidentemente si se ha de hacer más de una, sino con un solo color hay suficiente, je je.
  • Lápiz o lápices.
  • Un trozo de cinta de color a juego con el fieltro.
  • Pistola de cola caliente.
  • Marcador y plantilla con forma de estrella.
1.- Primero dibujamos una estrella en un trozo de papel o mejor aún una cartulina y la recortamos. 
2.- Trasladamos el dibujo en el fieltro, tantas veces como lápices queramos decorar, teniendo en cuenta que necesitamos dos estrelles por lápiz.
3.- A continuación, cortamos trozos de unos 10 cm. de cinta y  con la pistola de cola caliente la pegamos en la parte superior del lápiz. Yo he usado la cola caliente pero se puede usar cualquier otro adhesivo que os vaya bien.
4.-  Llega el turno de las estrellas. Las encolamos de dos en dos, dejando un trocito abierto por el que podamos meter el lápiz.
5.- El último paso: Por la abertura que hemos dejado, ponemos un poco de cola caliente y con cuidado introducimos la punta del lápiz que habíamos puesto la cinta y presionamos para que queden, estrella y lápiz, bien enganchados. 

En este paso hemos de ir con cuidado de no quemarnos. Os lo digo por experiencia, que las quemaduras con la cola son dolorosas aunque sean pequeñas. ¡¡¡Aughh!!! ¡Me ha pasado más de una y de dos veces!

Ya veis que, con un poco de cinta y un poco de fieltro, un sencillo lápiz de madera se transforma en una varita llena de magia en un santiamén.
¿Qué os parecen? Quedan bonitos, ¿no?
¡Ah! Pensad que siguiendo estos pasos se pueden decorar lápices con las formas y detalles que se os ocurran.

¡Nos vemos pronto!  


Muñeca de trapo Raggedy, Muñeca con Corazón

¡Hola!
Quiero enseñaros otro tipo de muñeca de trapo que confecciono.
Se trata de las Muñecas con Corazón. Son unas muñecas de trapo de estilo raggedy o country norteamericano que yo he adaptado a mi propio estilo.
Todas son diferentes, incluso tienen su propio nombre, nombre que procuro no repetir para que cada una mantenga su propia personalidad.
Hoy os quiero enseñar la última que hice para un encargo. La quisieron con el mismo vestido que lleva Paula, y, naturalmente, así la hice.
Como todas las muñecas de trapo de la colección Muñecas con Corazón, está confeccionada con telas de algodón. Los vestidos los confecciono sin olvidar los detalles de puntillas, cintas, botones, flores. 
A la muñeca también le pongo detalles como adornos en el pelo, lacitos en los zapatos y puntilla en los calcetines.
La cara, zapatos y calcetines los he pintado con pinturas acrílicas especiales para tela y, también, he dado una nota de color en los codos y las rodillas.  El pelo está realizado con lana.  
El cuerpo está relleno con fibra de poliéster siliconada, o lo que es casi lo mismo, floca deshecha, que le confiere un tacto muy blandito.
Como ya os he dicho, cada una tiene su propio nombre, esta se llama Elsa, y como todas las Muñecas con Corazón, Elsa también lleva pintado un corazoncito en el pecho.
Ah! Elsa es tan presumida, que me pidieron un vestido de recambio.
¿Os ha gustado? ¿A que tiene unos ojos preciosos?
Si queréis ver las otras muñecas que hice de esta misma serie las podéis ver aquí
¡Nos vemos pronto!

Cuello de lana a dos agujas

¡Hola!
Casi casi estamos en primavera y yo me acabo de hacer un cuello de lana… Si, ya veis, de vez en cuando me dan estos “repentes”. Y estoy de suerte, porque después de unos días de bonanza parece que ha vuelto el frío y así me lo podré poner unos días.
Guardando restos de lanas y otras cosas, vi que tenía una madeja  y media de ésta lana súper gruesa, que uso para hacer el cabello de alguna de las muñecas que confecciono, y la verdad es que es tan suavecita que he pensado que la podría usar para hacerme algo para mí.
Así que he cogido un par de agujas y en un rato he tejido este buff. Súper fácil.
He necesitado  una madeja y un resto de otra, unas agujas de madera del numero 14, una butaca cómoda y una buena película en la tele, 🙂
He montado 20 puntos en la aguja y he trabajado  a punto jersey, es decir una vuelta  a punto derecho y otra a punto revés. Pero como quería que quedara muy suavecito y suelto he trabajado el punto derecho con doble hebra.

Me explico: Cuando se trabaja el punto del derecho, al pasar la hebra,  en lugar de pasar una lazada,  se pasan dos.  Cuando se trabaja el punto del revés, se teje la primera hebra de cada punto y de deja escapar la segunda. De esta manera queda un punto muuuy largo.
No sé si me explico. Espero que con las imágenes os quede más claro.
Ya veis que tanto por el derecho como por el revés de  la labor se aprecia el punto más largo.  
Cuando he tenido tejido el  ancho suficiente para el contorno del cuello he cerrado los puntos y cosido las costuras dejando vistos los puntos de los extremos a modo de adorno.
Como empieza a ser habitual, me he autofotografiado para que veáis como queda.
Ah! ¿Sabéis? El mismo día que lo hice lo estrené.  La verdad es que ha sido un acierto, es calentito y suave.

¡Nos vemos pronto!