Pasta de sal.

¡Hola!
Os quiero enseñar unos muñequitos de pasta que hice la friolera de dieciséis o diecisiete años, o quizás alguno más, porque no soy capaz de recordar cuando los realicé…
Se trata de unas figuritas de unos ositos y una conejita creados con pasta a la sal, y después pintados  y decorados a mano.
No sé si conocéis esta pasta.

Se hace amansando harina, sal y agua hasta que quede fina y moldeable. El inconveniente es que, una vez realizado el trabajo que queramos hacer, se ha de hornear hasta que se cueza.

Una vez cocida y fría ya se puede pintar.

También se puede colorar la pasta antes de trabajar con ella, y después hornear.

Y, cómo no podía ser de otra forma, con lo que me gusta experimentar y aprender cosas nuevas, probé de las dos maneras.

Los ositos los realicé con la pasta coloreada.

La conejita la pinté una vez horneada.

¿Qué os parecen?

Están un poco viejecillos y empiezan a estar bastante agrietados. Para poder hacer estas fotos, enganché algún trocito con cola.  Me da penita que ya se vayan desmoronando… ¡Pero es que el tiempo pasa factura a todos!

También hice una conejita bailarina, pero la tiene mi hija colgada en la pared de la habitación de su casa. Le he de pedir que haga fotos.

Buscaré la receta y os la pasaré, por si os apetece probar.
¿Os gusta la idea?

¡Hasta pronto!

2 comentarios en “Pasta de sal.

  1. Hola Vicky, la familia de ositos de pasta son de una dulzura…nunca se me ha ocurrido que con tan poco + imaginación y muchas ganas se pueda conseguir estas maravillas. Cada ves me sorprendes y me inspiras más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *