Candeleros reciclados.

¡Hola!
¿Cómo va el calor? Ya empieza a apretar ¿Eh? Y todas las que podemos, empezamos a cenar en las terrazas, balcones y jardines; pero no cenamos solas, no… ¡¡¡Nos acompañan nuestros amigos, los mosquitos!!! ¡Dichosos!
No sé vosotras, pero a mí no me gustan nada. Además, tengo alergia a sus picadas, y se hinchan y pican… Bueno, ¿Qué os tengo que explicar? ¡Seguro que más de una lo sufre en sus carnes!

Una de las muchas soluciones que tengo, para mi lucha personal contra ellos, es llenar la mesa y alrededores de velas antimosquitos. Unas veces funcionan,  y otras no. Pero lo que sí es cierto es que este año las velas lucirán más bonitas. 
¿Cómo, os preguntareis? Pues poniéndolas en unos candeleros. Pero no unos candeleros cualquiera, no, unos de bien chulos hechos por mí, y que además son reciclados. 

Los he realizado con unas latas de atún. Tomad nota, si os apetece hacerlos.

Materiales: 
– Latas de atún pequeñas (las mías son del Mercadona, es la medida perfecta para las velas que tenía).
– Unos retales de fieltro, del color que se quiera, no importa.
– Pinturas de diferente color. Yo he hecho servir las Chalk Paint, porque ya las tenía.
– Barniz incoloro satinado.
-Pistola de silicona.
-Velas antimosquito que las compré en Casa (y no, no me pagan por hacer publicidad, ja ja ja)
– Pinceles, tijeras, abrelatas.

Antes de empezar, hay que lavar bien las latas con un desengrasante para quitar todo el resto de comida y aceite. Después, como he usado latas abrefácil, que llevan un pequeño reborde, usaremos un abrelatas para quitarlo, ya que impide que la vela quepa dentro. 
El siguiente paso es dar una capa de pintura blanca. No importa que no quede bien, se trata de cubrir la lata para que luego la pintura definitiva se adhiera bien y no se transparente el dibujo que pueda llevar. Evidentemente, se puede dar una capa de imprimación; pero si no tenéis en casa no hace falta gastar dinero comprando, también funciona sin ella. 
Se deja el tiempo necesario para que la pintura seque bien. Es muy importante respetar el tiempo de secado que se recomienda en el bote de pintura.

Una vez bien seca, viene la parte más bonita y en la que tenemos que poner toda nuestra creatividad en marcha: la pintura definitiva. 

El siguiente paso, después de dejar que la pintura se seque, es dar una capa de barniz incoloro satinado. Esto le confiere un punto de brillo y dureza para aguantar perfectamente el uso intensivo que van a tener este verano.

Para acabar y dar un mejor acabado, corté un circulo de fieltro que enganché en el interior con un poco de silicona caliente. 

Introduje la vela antimosquitos y, aquí tenéis el resultado. 
Fácil, ¿verdad?
En mi caso, decidí pintar cada candelero de un tono, pero mezclando colores. Me explico. Por ejemplo, el de color amarillo: después de la capa de pintura blanca, le di una de color amarillo, y antes de que estuviera seca, tomé un color marrón tostado y pinté encima haciendo que se mezclaran los colores. Le añadí algún toque de blanco, un poco más de amarillo… hasta que me gustó como quedó. 
Con el resto de colores hice lo mismo.
¿Qué me decís, os animáis a hacerlos?

¡Hasta pronto!

2 comentarios en “Candeleros reciclados.

  1. Una idea genial…me gusta mucho como han quedado las latas pintadas, si no lo cuentas, nunca hubiese imaginado de debajo de la maravillosa pintura chalk paint hay unas latas de atún. En cuanto la tienda de las velas anti-moschito es una de mis preferidas.

  2. Si, yo compro muchas cosas en esta tienda, la verdad es que hay cosas bonitas y útiles. Para los packaging es mi tienda oficial.
    En cuanto a los candeleros, la idea la vi en internet y me gustó tanto que la he puesto en práctica.
    Besitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *