Organizando una fiesta.

¡Hola!

El pasado 3 de abril mi madre cumplió 83 años.
Una edad importante. Son muchos años de recopilar poco a poco vivencias y sabiduría.
Días antes, pensando en la fecha señalada, me di cuenta que estaría muy bien prepararle una fiesta sorpresa, ya que nunca la habíamos sorprendido con una.  

Decidí organizar la fiesta en mi casa.

No importaba que no fuera una edad redonda, la de los 18, 40, 50, 75, 80…. Quien más quien menos de la familia había recibido la sorpresa de una comida familiar para festejar su cumpleaños sin importar la edad que cumpliera.
Me puse en contacto con toda la familia y planifiqué una comida para el día 12. Nos reunimos 26 personas.
Todos tenían que llegar a casa antes que mis padres para poder sorprender a mi madre. ¡Y así fue!

Para poder ubicar la mesa tuve que quitar todos los muebles de la sala. La mesa, las sillas, butacas, sofás… Todo fue apartado.

Como no tenía mesa para tantos comensales, solicité al ayuntamiento de mi pueblo que me prestase unas mesas y sillas. Y también pedí prestadas, a unos amigos, unas sombrillas grandes para el jardín.

Para preparar la mesa compré manteles y servilletas de papel, así como los platos, vasos y cubiertos que eran desechables -aunque los cubiertos los he reciclado para otra ocasión-, todo coordinado en tonos azules.
Con unas cuantas servilletas preparé un camino de mesa que situé en el centro y a todo el largo.

Doblé las servilletas de manera que pude insertar los cubiertos en el interior y los introduje en el servilletero que había preparado con cartulina y que llevaba una inscripción de la celebración del evento.

Al poner la mesa, coloqué el conjunto de la servilleta con los cubiertos encima de cada plato, que al ser blancos, resaltaban sobre el azul intenso del mantel.

Como decoración, en el centro de la mesa situé unos amigurumis que había confeccionado para la ocasión y con los que obsequié a los invitados, pero ya os los enseñaré con más detalle en otra entrada.

Como toque festivo, decoré la estancia con unas guirnaldas y unos pompones, que había elaborado especialmente para este día, con papeles de colores.

Hizo un día estupendo y todo salió a pedir de boca. Luisa se llevó una grata sorpresa y disfrutó de nuestra compañía.

¡Nos vemos pronto!

8 comentarios en “Organizando una fiesta.

  1. Que gran fiesta Vicky ! A tu madre le encantaría seguro, felicidades para ella!.
    Te quedo todo precioso, las guirnaldas, los servilleteros ideales, los pompones y el detalle de los amigurumis esta muy bien. Enhorabuena por tu organización. Besos

  2. Felicidades Luisa!!!!
    Que bonita mesa, no falta detalle…….. Seguro que fue una fiesta estupenda y personalizada…… tu madre se acordara de ella durante tiempo…
    Estos detalles no tienen precio……. Felicidades también a ti, por tu trabajo….
    besossssss

  3. Gracias Beatriz. Si, mi madre disfrutó mucho de la fiesta y de nuestra compañia.
    En cuanto a la organización y decoración … pues con más tiempo seguro que hubeses hecho más cositas… es otra de las cosas que me gusta mucho, me encantaria trabajar organizando eventos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *