Puntillas a ganchillo.

jueves, 13 de febrero de 2014

Hola!

A veces, sin pensar demasiado, me pregunto: ¿Cómo es que me gusta tanto hacer labores?
Pues bien, hoy estaba buscando un mantel bonito que me sirviera de fondo para hacer unas fotos y, sin darme cuenta, me he encontrado con la respuesta.

Entre mis manos tenía unos sencillos manteles que estaban elevados a la categoría de preciosos por la puntilla tejida a ganchillo. Tan bien trabajada. En su justa tensión, con los puntos bien enzarzados. Las servilletas con el ribete de picots…

La autora de estas “obras de arte” no es otra que mi madre. Ella me dio el ser y me ha dado también su saber hacer. He tenido la gran suerte de, no sólo aprender con ella y de ella, sino de heredar su gracia.

Mi madre es una mujer de las de antes, de las que pasaron una guerra siendo pequeñas y, por ello, llevan marcada en su piel una dura posguerra. Es de esas personas que viven por y para los demás, y no puede ser de otra forma. La criaron así y ella lo aceptó sin pararse a pensar si su vida podría haber sido de otra manera.

Mi madre es de esas personas  que me sorprende cada día. Acepta la vida como le viene,  y va solucionando las cosas paso a paso. Con optimismo. Cuando las dan mal dadas, suelta su frase: “Hija, ¿qué quieres que haga? Si la vida es así, no me voy a echar a llorar, ¿no?” Y no lo hace, como mínimo delante de nosotros.
Es presumida. Le gusta vestirse con colores alegres (la vida es ya bastante gris, dice) y le sientan bien. Es jovial, habladora, amiga de sus amigas. Hermanísima de su hermana. Hermana de su cuñada, sí, de su cuñada (se quieren como si lo fueran). Abuela, tía, vecina. Es…" la Luisa". Y estoy orgullosa de que sea mi madre y de que me digan que cada día me parezco más a ella. Ojalá.

Podría seguir hablando de ella y llenar líneas y líneas. De hecho, podría llenar tantas que podría escribir un libro, así que lo dejo aquí. Ha sido un pequeño homenaje a mi madre.

Os enseño las mantelerías que me ha hecho últimamente.

La de color ocre me la regaló el verano pasado. Es muy larga para que, cuando somos muchos y estiro la mesa, quede toda cubierta.  Es de hilo. Tiene un tacto y una caída geniales.  Lleva un poco de mezcla, con lo que no cuesta nada plancharla. Ya la he usado en varias ocasiones y, de verdad de la buena, que queda genial y se lava y plancha muy, pero que muy bien.
La blanca es de tela estilo Aida de DMC. La primera idea era hacer algún bordado, pero finalmente decidimos dejarla así. Me gusta que sea tan blanca. 
¿Os gustan? ¿Veis esas puntillas? Están hechas con esmero, poco a poco, sin prisa. Lo bonito lleva su tiempo.
¡Hasta pronto! Nos vemos.

6 comentarios :

  1. Bonito homenaje a tu madre, lleno de cariño y sentimiento. Preciosas puntillas y muy lindas las mantelerias. Disfruta de tu madre y sigue enseñándonos bellos trabajos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mavi, imagino que para los hijos todos los padres somos especiales... lo que pasa es que a veces dejamos pasar la vida sin decirlo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Oooh Dios mío!!!!! Como me gustan los trabajos de las madres y las abuelas!!!!
    Reflejan tanto su "saber hacer"... tienen el encanto del paso de los años y nos recuerdan el poder de unas manos creativas y siempre cariñosas.
    Me he emocionado leyendo la emotiva descripción de tu madre, me recuerda tanto a la mía.....
    Enhorabuena Vicki, las que nos sentimos así, somos unas privilegiadas.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Myriam, como son madres de una época dura. De todas formas, las madres siempre son especiales...
      Un besote muy fuerte.

      Eliminar
  3. Que macas !!!, quina passada de ganxet. Les trobo precioses, jo no hi entenc i sé que les grosses són deficils i espectaculars però m'he enamorat de la mostra petite que semblen petites cireres. ahir vaig comprar tela de mocador de fer farçells per fer una mantelería i pensabe fer una petita punteta, però ara ho veig encara mes difícil. Ja li pot dir a la teva mare que és tota una artista. Quina pena que les mares no tinguin blog perque ens prodríen ensenyar moltes coses. Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lourdes, no et desanimis, semblen més díficil de que en realitat són. Li preguntaré a ma mare com ha fet pa punteta petita i ja et passaré les instruccions per si t'animes a fer-la. Jo faig fer uns tovallons, quan era adolescent, i no recordo que fos molt complicat.
      Un petonet

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario,

Vicky

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...