El packaging de los gorros.

¡Hola!
Quiero enseñaros cómo envolví los gorros que envié a Berlín.
Ya sabéis que me gusta mucho hacer paquetitos bien envueltos, llenos de detalles. Los envuelvo con delicadeza y disfruto con ello. Me encanta hacer las etiquetas, buscar la cinta, el papel, los lazos… 
Tengo una caja llena de cositas que voy comprando para envolver paquetes. Compro más de las que gasto, con lo cual la caja se me ha quedado pequeña… pero sigo igual: si veo algo que imagino que me puede servir, lo compro.
Considero que la presentación del paquete es esencial a la hora de hacer un regalo. Lo que hay en el interior, por poca cosa que sea, se convierte en un regalo sorprendente si va bien envuelto.
Como ya es típico en mí, el papel que hago servir es el de embalar y acostumbro a atarlo con cuerda.

Esta vez usé una cuerda fina de algodón blanco, un trozo de cinta de corazones  y, para dar un toque más navideño puesto que el paquete era para unos niños, unas pinzas con un detalle de un muñeco de nieve, un Papa Noel  y un reno.

Las etiquetas las hice imprimiendo en papel kratf, un dibujo que encontré en internet. También realicé una imitación de washitape en la que escribí Bon Nadal (Feliz Navidad), imprimiéndolo en folio normal y corriente y que luego recorté. Para la parte posterior  imprimí, también en papel kraft, a quien iba destinado  el paquete. Lo recorte con una tijeras de zigzag, lo encolé en una etiqueta de papel con una arandela y, como toque final, un detallito, un corazón de fieltro.

Ya veis, todo muy de casero.
Espero que os guste.

¡Nos vemos pronto!

6 comentarios en “El packaging de los gorros.

  1. Que bonic !!! és tan maco rebre un paquet aixís com el que hi ha dintre. M'agrada molt la cinta de cors, super bonica. Qui ho diria que el paper d'enbalar ara estigués tan de moda, al meu temps el tenién només al magatazem de l'empresa on treballaba. Bona setmana.

  2. Jo so una incondicional de paper d'embalar, ja fa molts anys que el faig servir, però tens raó que normalment és feia servir en els magatzem, mai per embolicar un regal. Sembla mentida com canvien els gustos i en conseqüència les modes!!!.
    Un petonet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *