Un gorro-capucha

¡Hola!

Siguiendo con el mismo tema de la entrada anterior, hoy os quiero enseñar el gorro-capucha que hice para mi hija Mariona.
El patrón lo saqué de Ravelry, y las lanas las tenía por casa, puesto que son de los restos que mi madre me dio tiempo atrás. Los colores escogidos fueron el crudo y marrón.

Como las lanas eran finitas, decidí tricotarlas poniendo dos hilos y quedó del grosor perfecto para que fuera un gorro calentito, teniendo en cuenta que Mariona ha ido a vivir a un país más frío que el nuestro. Con  la cenefa tuve un pequeño percance: al ser restos de ovillos, no tuve suficiente con la lana marrón que había escogido y tuve que utilizar otro resto que, aunque es de diferente color, está dentro de la misma gama.

El resultado ahí lo tenéis, a mí me gusta como ha quedado, pero lo más importante es que a Mariona le encantó .

Os dejo el enlace  por si os animáis a hacerlo, el patrón es gratuito y lo podeis descargar en uno de estos tres idiomas, inglés, japonés o francés.  http://www.ravelry.com/patterns/library/capucine

¡Hasta pronto!

 

Gorros divertidos

¡Hola!
Quiero enseñaros unos gorros de ganchillo que he hecho para los niños que cuidaba mi hija en Berlín. Y digo cuidaba porque desde el día antes de Navidad,  ya no está en esa ciudad. Después de un mes de “vacaciones”, su nuevo destino es Zúrich. Así ahora… ¡Está más cerquita de casa! Jajaja.

Después de ver lo de moda que se han puesto los gorros con caras de animales, pensé que a mi hija le haría gracia poderles regalar unos para Navidad cómo regalo de despedida.
Compré las lanas y en unos pocos días los tenía preparados para enviar.
Parece mentira lo rápido que se hacen, y eso que el primero lo hice y rehíce unas cuantas veces: al principio el ganchillo era demasiado fino, después me pareció que estaba quedando pequeño y   la combinación de colores no me gustaba… hasta que di con el grosor del ganchillo, los puntos  que necesitaba y los colores perfectos.
El del búho es para Luise, la más pequeña, a Georg le hice el monstruito y, para la mayor, Elisabeth, el gorro con la flor.

Usé la lana  Wolly. Es lana merino de la marca DMC y no hace falta que os diga que es  una maravilla. Imagino que muchas de vosotras ya la conoceréis.  La compré por internet en Mummy Crafts, en 24 horas las tenía en casa y ¡A tricotar!

El patrón lo saqué de internet. Buscando y buscando , encontré dos patrones que me sirvieron de ayuda; puesto que no seguí al pie de la letra ninguno de los dos, sino que fui adaptando el gorro según creí oportuno, por la edad y tamaño de los niños.
Cuando los acabé, me quedé con el mono de seguir haciendo; pero se me tiró encima el tiempo y llegaba Navidad, y con ella el tener que hacer otras cosas… Así que tengo pendiente hacer alguno más, pues ya tengo cabezas de “enanos” a las que cubrir con un divertido gorro.
Espero que os gusten, y si todavía no habéis confeccionado ninguno… ¿a qué esperáis? ¡Animaros! 

¡Hasta pronto!  


Pies de lampara y la Chalk Paint


¡Hola chicas!

Los pies de las lámparas de las mesillas de noche de mi habitación, son el modelo Hemma de Ikea.  
Las típicas bases de color negro, simples, sencillas y, además,  baratas; aquellas a las que se añade una pantalla que acostumbra a ser también sencillita y barata. Ja ja ja ¡Si fuese millonaria, no me verían el pelo los señores de Ikea! Pero, mientras tanto, ayudan a mi economía.

Pues bien, cansada de ver esas lamparitas negras tantos años, decidí cambiarlas… pero no por unas nuevas, noooo… no, no.  Decidí cambiarles el color con la fantástica pintura a la tiza, la Chalk Paint, de la que ya os hablé en otra entrada. 
No pensé en hacer una foto antes de la transformación. He buscado en el catálogo de Ikea la lamparita que era,  y no he encontrado el mismo modelo. Quizás ya no lo fabriquen, pero la que más se parece es ésta Hemma, aunque las mías tienen la base redonda.

¿Cómo lo hice? Pues facilísimo.
Lo primero y más complicado, dada la extensa gama de colores preciosos que tienen, fue decidir el color. Opté por el Gris Elefante (según la carta de la marca Auténtico Chalk Paint).

Escogido el color, me puse manos a la obra. Pinté los dos pies de lámparas con una capa no muy gruesa para que quedara bien adherida.
Esperé unas horas a que estuviesen bien secas antes de dar una segunda capa, esta vez usando la pintura necesaria para que quedaran bien cubiertas.  Creí oportuno dar una tercera capa más finita para que, desde mi punto de vista, quedaran mejor.

Dejé secar bien durante veinticuatro horas, antes de aplicar una fina capa de cera. La cera sirve para proteger la pieza del uso y, a la vez, para aportar un acabado muy bonito. La apliqué utilizando una brocha, y pasados unos quince minutos la pulí con un trapo de algodón.

Conseguí un acabado perfecto con una segunda capa de cera, abrillanté y… ¡Listo!

Les puse las pantallas que ya tenía y ¡A lucir como nuevas!

No está mal, ¿Eh? Y, además ¡Fácil y rápido!

Nos vemos pronto…


Adorno modernista y Chalk Paint

¡Hola!

Una de las cosas que tenía pendientes de restaurar era un armario modernista.

El pobre, cuando lo compré, estaba en bastante mal estado. Y como lo tuve en la intemperie durante una larga temporada, pues, la verdad, es que  acabó bastante mal. Tanto, que sólo guardé las puertas y el adorno que tenía en la parte superior, por si podía aprovecharlos para hacer algo.
Un buen día decidí darle una segunda oportunidad a este adorno. Es una pieza con curvas sinuosas y una flor grabada en la madera. Al ser madera maciza, aguantó bastante bien.  Lavé la pieza con agua y jabón, después apliqué un poco de producto para quitar el moho que se había formado.

Cuando la pieza estuvo bien seca, la lijé a mano con papel de lija de grano fino hasta conseguir que quedara suave. No quise tapar las posibles imperfecciones que tenía ni los agujeros, ya que me gusta que conserve su esencia.
Una vez la pieza estuvo preparada para dar el acabado, empecé a dudar si teñirla de nuevo para devolverle el color original y después barnizar y encerar, o  darle un aire nuevo.

Por fin, decidí darle un aspecto diferente….  Lo iba a pintar con las pinturas a la tiza, las Chalk Paint que tanto me gustan.
Primero le di dos capas de pintura de color blanco roto, dejando secar la pintura entre capa y capa. Después, pasé el papel de lija para desgastar la madera. Lo hice por los sitios que me pareció que, con el uso, se desgastarían más:los bordes y las zonas más sobresalientes.
Para acabar de lograr un aspecto envejecido, le di una última capa con pintura de color gris amarronado muy diluida en agua. Así, sólo mancharía la pintura blanca que tenía de base y a la vez oscurecería las zonas lijadas.

Y, por último, apliqué una capa de cera con un pincel, dejésecar unos quince minutos, paséun trapo para quitar el excedente, de nuevo  una segunda capa de cera y lo pulí con una gamuza.

Y ¡Ya está!  Casi es más largo de explicar que de hacerlo, y el cambio es espectacular ¡Estoyencantada!

Ahora sólo falta colocarlo en su destino final…
¡Hasta pronto!


Cómo hacer un candelabro

¡Hola!

Hoy os quiero enseñar cómo hacer un candelabro articulado con un listón de madera.
Material necesario:
       Un listón de madera de 32 x 25 mm y de 115 m de largo. 
       Sierra
       Taladradora, broca para madera de la medida de las velas (en este caso de 20 mm.), 4 tornillos y 4 arandelas.
       Papel de lija.
       Pintura Chalk Paint en color violeta y verde delicado.
       Cera, betún de Judea y purpurina.
       Brochas y cepillo,o paño para abrillantar
       5 Velas.
–    Regla, lápiz.

Paso uno: Cortad el listón de madera en cinco trozos de 40, 30, 20, 15 y 5 centímetros. También hay que hacer un trocito que funcionará de pata, para evitar que se vuelque el candelabro. Esta pieza ha de hacer  3,2 x3,2 cm. Lijad la madera, sobre todo por los extremos.

Paso dos: Con la broca plana, de 20 mm. haced un hueco de unos 2 cm de profundidad en uno de los extremos de cada pieza. En este hueco irán metidas las velas.

Paso tres: Pintad las piezas de color violeta. Dejad secar. Después, aplicad una segunda capa de color verde delicado y dejad secar.

Paso cuatro: Lijad las piezas suavemente, desgastando las piezas, haciendo que el color de la base salga a la superficie. Se puede insistir más en las esquinas, imitando el desgaste natural.

Paso cinco: Aplicad una capa de cera y esperad a que se seque.

Mientras tanto, en un recipiente poned un poco de cera con unas gotas de betún de Judea, que servirá para teñir la cera, y purpurina. Mezclad bien. Aplicad una capa a todas las piezas de madera.

Cuando esté bien seco, pulir las maderas con un cepillo o un paño suave.

La cera con el betún de Judea le dará un aspecto envejecido, y la purpurina le aportará brillo.

Paso seis: Ahora hay que montar el candelabro. Se ha de colocar la pieza de 5 cm. encima de la 15, entre ellas poner una arandela e introducir un tornillo en el hueco de la vela. Haced lo mismo con cada pieza.

Encolad la pieza pequeña que funcionará de pata debajo de la pieza de 30 cm.

Paso siete: Una vez montado, poned las velas, encendedlas y ¡Listo!, ya lo tienes.

Y cómo es articulado podéis ponedlo como más os guste.

¡Nos vemos pronto!