Ramas de espino


¡Hola!

Tengo la suerte de vivir en un pueblo y muy cerquita de caminos para pasear por el lado del río, entre campos sembrados de maizales, girasoles, trigo, extensiones de manzanos y bosques. Al fondo, en el horizonte, los Pirineos, que en esta época están nevados, y también en esta época es muy típico que sople la tramontana, un viento fuerte que nos azota muy a menudo y con el que nos hemos acostumbrado a vivir.
Cada mañana hago un paseo con los perros, para que corran, se cansen y, después, pasen el día holgazaneando en su manta.

asi quedan las plantas cuando sopla la tramontana

Pues bien, mientras paseo, me voy fijando en cosas: una madera que me puede servir para hacer un candelabro, unas ramas con bolitas rojas para poner en un jarrón, otras ramas para construir un árbol de navidad, unas florecitas escarchadas para hacer una fotografía…. Mi cabeza no para de pensar en hacer cosas con aquello que voy encontrando por el camino.
Estos días he salido a pasear cargada con la cámara de fotos, unas tijeras de podar y una bolsa, y he vuelto a casa con “tesoros” para hacer detallitos y decorar mi casa.
Os quiero enseñar qué es lo que he ido haciendo con lo que la naturaleza (y a veces también el hombre) va dejando por los caminos.


Corté unas ramas llenas de frutos rojos, de un arbusto que en castellano se llama espino o majuelo, y que su nombre científico es Crataegus. Las puse en un jarrón de madera, sin agua.
Poco a poco se irán secando, y espero que los frutos duren todas las navidades.
Así de bonito queda.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *