Tutorial: Pintar las llaves con esmalte de uñas.

              

¡Hola!

Hoy os traigo un tutorial muy sencillito y rápido de hacer, además de barato.

Se trata de pintar la cabeza de las llaves para poder diferenciarlas a simple vista.

¿No os da rabia que al ir a abrir la puerta de casa, si vais cargadas o está lloviendo a raudales, no dar a la primera con la llave correcta? Y es que… ¡son tan iguales!

En el mercado ya venden llaves de aluminio de diferentes colores, y también unos aros de plástico coloreado para ponerlos en la parte superior; pero como yo soy muy “apañadilla”, decidí probar pintándolas de esta manera.

Se necesita:
-las llaves a pintar (obviamente)
-esmaltes de uñas de diferentes colores.

 De esmaltes, si teneís en casa adolescentes -como es mi caso, o sois muy modernas-, hoy en día podeís encontrar en un montón de colores. Estos que yo he utilizado los tenía la hija de mi marido en su habitación, así que los cogí “prestados”. Me han ido muy bien… pero ¡¡¡Me han faltado llaves para usar todos los colores!!! Grrrr.


También hace falta algún soporte para poner las llaves ya pintadas mientras se secan. Yo he usado una caja de cartón que tenía por casa, a la que he efectuado unos cortes y después he encastrado la llave. También se puede usar una bola de plastilina o se pueden colgar con un hilo por la parte de los “dientes”, cabeza abajo mientras se secan. Bueno cada una como le vaya mejor.

Una vez todo preparado, casi es lo que más trabajo da, nos ponemos manos a la obra…

 Escogemos un color, lo agitamos bien, abrimos el bote y le damos una capa no muy gruesa de esmalte por toda la cabeza de la llave, por los dos lados y sin olvidar los bordes exteriores.

Los bordes del orificio no lo he pintado, ya que al ir rozando con el aro del llavero he pensado que podría saltar más fácilmente el esmalte y quedar “feo”;pero cada una puede hacer lo que crea más oportuno.

 Ponemos la llave en la caja, o en el soporte que tengamos preparado,  para que se seque.

Cogemos la segunda llave y hacemos lo mismo, pero, eso sí, cambiando el color.
  

 Lo vamos repitiendo tantas veces como haga falta, dependiendo de las llaves que tengamos que pintar.  Como veis yo he pintado seis llaves.

 Pasado un ratito, que el esmalte esté seco, le daremos una segunda capa de esmalte. Esta vez que sea más abundante, para que cubra bien

Dependiendo de la calidad del esmalte y de su poder de cubrición, hará falta una tercera capa.

Es importante dejar secar entre capa y capa para evitar arrastrar la pintura, y entonces no quedará bien.

 Cuando esten bien secas, ya podemos ponerlas en nuestro llavero. Ahora sí, ya puede llover a mares que en un momento localizamos la llave.

Espero que os haya gustado la idea y que os lancéis a pintar las vuestras. Si os atrevéis, me gustaría que me lo enseñarais. Enviadme fotos y las publicaré, o comentádmelo para que os visite en vuestros blogs si es que lo publicáis allí.

¡Eso es todo! Hasta pronto.

Premio al blog.

¡Hola!
Estoy contentísima porque me han otorgado un premio, sí, otra vez me han premiado y ya son seis!

Se trata del premio 
“THE VERSATILE BLOGGER”
y esta vez ha sido María Merce Olive, desde su blog Bisuteriaycia quien se ha acordado de mí y me ha regalado el premio.

Os recomiendo su blog, no podéis dejar de pasar por el para vez las cosas de bisutería que hace, y las ideas que da para que las podamos realizar nosotras mismas.  
¡Muchas gracias Maria Merce!

Chal a ganchillo



¡Hola!

A principios de octubre, mirando las cosas que hacen las chicas de los blogs que sigo, vi que Raquel de Arriba, en el desván proponía hacer un CAL de un chal. Propuso varios modelos y se tenía que votar el que más gustara. El modelo ganador fue el Chal Oveja (un nombre muy original para un chal, desconozco su origen…).


Pues bien, no sé ni por qué ni en qué momento decidí coger lana y ganchillo y ponerme a ganchillear, pero el resultado aquí lo tenéis.


Me lo he pasado muy bien, además es muy facilito y el resultado es genial. Tampoco me ha costado nada, económicamente hablando, ya que mi madre me dio todos los restos de lanas que tenía en casa por si las podía aprovechar para algo.Y… ¡ya veis! Había suficientes ovillos de este color marrón como para hacer el chal,  y ¡todavía ha sobrado uno! Posiblemente de haber tenido que comprar la lana, no la hubiese escogido de este color, pero a caballo regalado…


Ahora tengo un problemilla: le he cogido el gustillo y no creo que pueda parar en un todo el invierno. De hecho ya estoy trabajando en un proyecto nuevo… ya os lo enseñaré cuando esté acabado.

¡Hasta pronto!


Guirnaldas para celebrar 30 años de amistad


¡Hola!

¿Sabéis el dicho “Los amigos de mis amigos son mis amigos…”? 

Unos amigos nos presentaros a sus amigos italianos y, ahora, los amigos italianos de mis amigos son también mis amigos… jejeje  ¿lo habéis entendido?

Pues bien, este verano hizo la friolera de treinta años que se conocen, ellos, y aprovechando que los italianos han venido a pasar unos días a nuestro pueblo, decidimos hacer una fiesta para festejarlo.

Fue una cena muy casera. Una barbacoa en el patio y una mesa en el garaje, pero no faltó de nada: aperitivo, buena carne, un buen vino, pastel de celebración, muchas risas y bailoteos, ya que uno de mis amigos es un DJ fantástico. ¡Nos lo pasamos genial!


Para decorar todo esto no podían faltar unas guirnaldas, ¡que están tan de moda…!  Y esto es lo que os quería enseñar.

Las realicé con folios de colores. Con el Corel Draw diseñé los dibujos, hice una banderola en cada folio, las imprimí, las recorté y para acabar las enganché con grapas a un cordel.  
Sencilitas, rápidas y sobre todo económicas, ya que los folios los teníamos en casa.

Y…  ¡Tachán!

El resultado fue genial. Con tanto color quedaba muy alegre.

Además de la guirnalda, elaboré unos servilleteros y una base para las copas con la frase de la fiesta: 

  30 ANNI DI AMICIZIE -30 ANYS D’AMISTAT  (30 años de amistad).

¡Fue una buena fiesta! 

¡Nos vemos!

Tutorial: Pintar botes de cristal

¡Hola!


Os traigo un tutorial sencillo y resultón. Dado que tenemos las navidades muy cerquita, he decidido hacer unos farolillos con diferentes acabados y así adelantamos cosillas de la decoración navideña.


Material,  vamos a utilizar:

  • Botes de cristal: sirve cualquier bote, de papillas de bebé, de mermelada, yogures, de legumbres… 
  • Cuerdas y puntillas.
  • Pintura en espray blanca, o el color que más os guste. 
  • Bolsas de plástico grande, cinta de carrocero o cinta de embalar. 
  • Estropajo y lavavajillas.
  • Alcohol, paños de algodón que no dejen pelusilla.
  • Papel de diario o similar.

Antes de empezar, hay que preparar bien el material que vamos a usar y la zona de trabajo.

Quitaremos las etiquetas y restos de cola de los tarros, y los lavaremos bien con agua caliente y detergente. Secamos  y pasamos un paño, que no deje pelusilla, con alcohol para quitar los restos de grasa.

Preparamos la zona de trabajo. Yo he forrado la mesa de trabajo y la zona de la pared más cercana con bolsas de plástico grandes que he abierto y unido con cinta de embalar. También he puesto papel de periódico encima del plástico, ya que es más poroso y permitirá que se seque antes la pintura.

Ahora ya podemos preparar los tarros para pintarlos.

En mi caso, he decidido pintar siete tarros. Cuatro de ellos redondos y con tapa, y los otros tres son cuadrados. Todos tienen más o menos la misma altura, unos doce centímetros y hacen unos diez de ancho, de modo que son bastante cómodos para poder poner en su interior una vela.

Los botes redondos los he preparado liando a su alrededor cuerdas y cintas, aunque también se puede hacer con gomas de caucho, las típicas llamadas de pollo. Para ello he puesto un extremo de la cuerda dentro del bote y lo he sujetado con un poco de cinta de embalar, siempre por el interior. A continuación, he ido dando vueltas con la cuerda al bote sin ningún orden,  subiendo, bajando y cruzándolas; pero siempre apretando fuerte para que no caiga hacia abajo. UCuando se decide que ya estaba bien, se atan con un nudo fuerte.

Tenemos que pensar que cuando este pintado, quedara al contrario de cómo lo vemos ahora, como en negativo. Lo que está cubierto de cuerda quedará transparente, y  el cristal estará cubierto de pintura. Se ha de tener en cuenta que cuanta más cuerda haya y más junta, más transparencia tendremos.  Es aquí cuando interviene la imaginación y el gusto de cada uno.

Los botes cuadrados los preparé con puntillas y encajes de diferentes anchos.

La verdad es que así, con las puntillas sobre el cristal, si la encoláis, también quedan muy bonitos.

Una vez todos los tarros preparados, se ponen boca abajo para pintar.

Yo he usado pintura de color blanco roto satinada, que le da un punto de brillo como si estuviese encerada y con espray, ya que cubre mejor.

Agitamos la pintura un par de minutos, sacamos los protectores y empezamos a pulverizar a una distancia de  20-25 cm. ¡Ojo! Importantísimo que la habitación esté bien ventilada.
Es mejor pintar varias capas delgadas, pues evitamos que la pintura gotee, y  en líneas rectas. Pulverizamos hasta que la superficie que se vaya a pintar quede bien cubierta.

Dejaremos secar varias horas. Cuantas más, mejor… hasta que los tarros estén bien secos.


Ya sólo queda quitar las cuerdas y puntillas, poner una vela en el interior y disfrutar de nuestro trabajo.

Bonitos, ¿verdad?

A ver si os decidís a hacerlo vosotras y me los enseñáis.  Enviadme fotos o los enlaces de vuestros blogs si es que lo publicáis.

¡Hasta pronto!