Una muñeca de trapo que ya vive en Japón

¡Hola chicas! 

¿Japón…? ¿Pero, si está muy lejos? -Pensareis-. Y… ¿Cómo se ha ido tan lejos esta muñeca de trapo?,
Pues muy fácil… me la encargó mi prima para regalársela a la hija de unos amigos japoneses que viven allá y que han estado de vacaciones en nuestro país… ¡Ya está! explicación simple y sencilla. ¿No?
Lo importante es que la niña -según me han dicho-, está encantada con su muñequita.
Esta vez la he hecho con unos cuantos complementos…
Un vestido reversible, de modo que con una sola pieza salgan dos vestidos. ¡A las muñecas presumidas les encanta cambiarse de ropa! Una falda de bailarina con unas  alas blanditas de mariposa a juego, para ponérselo cuando le apetezca bailar. Un disfraz de Súper-Muñeca para los momentos en los que ha de salvar al mundo: lleva una súper-capa de heroína, un súper-cinturón para los súper-poderes y un antifaz para esconder su identidad… y como que, después de jugar todo el día, está muy cansada, tiene, también, una cálida mantita y su almohada para dormir toda la noche al lado de su amiguita… ¡Y todo esto va en una bolsa,  para poderlo guardar todo!!!
Por cierto, intenté darle aspecto de “niña japonesa” así que le bordé los ojos rasgados, y le hice un peinado imitando el pelo lacio que tienen las niñas niponas y al que añadí unos detallitos de flores y lacitos.
Genial, ¿no?  ¡Hasta yo querría una!!!

Mirad, mirad… y si os gusta pues mejor!

La muñeca está confeccionada con telas de algodón, aunque alguna puede llevar algo de mezcla. Para el pelo usé tela de polar, que es muy suavecita. El relleno para el cuerpo es de guata. Mide unos  35 cm. aproximadamente.


 

El antifaz está realizado con fieltro. El cinturón que le aporta los súper-poderes y la súper-capa están confeccionados con tela de algodón y rasete brillante. La capa y el antifaz son reversibles.

La falda elaborada con tul lila, las alas de mariposa son de fieltro y rellenas con un poco de guata. Todo decorado con aplicaciones de flores.
Este vestido es reversible, ¡Dos por uno! Es un vestido recto de talle bajo con vuelo en la faldita, hecho con telas de algodón. 
La mantita esta realizada con la misma tela de algodón de la capa y forrada con tela polar, para que sea muy calentita. Hay también la almohada a juego, rellena con guata.

Todos los complementos caben en la bolsa con asas confeccionada para ello.

6 comentarios en “Una muñeca de trapo que ya vive en Japón

  1. A mi me ha encantado, y me da una pena tener mas de 30 años! jajaja en serio, es preciosa, con todo detalle y no me sorprende que a la niña le haya gustado

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *